La columna de Miguel Guerrero

El salvajismo chavista

No se trata ya de si el país tiene una deuda petrolera impagable con Venezuela y si esa circunstancia condicionó el voto dominicano en la asamblea general de la OEA a favor de la dictadura de Nicolás Maduro. El caso trasciende ya ese tipo de consideraciones, porque la violencia ejercida allí contra la oposición y dos poderes del Estado, como el Parlamento y la Fiscalía General, traspasa todos los límites y viola los principios democráticos consagrados en la Declaración Universal de los Derechos Humanos y la propia Carta del organismo regional.

Los congresistas dominicanos deberían expresar su solidaridad con sus colegas venezolanos, golpeados muchos de ellos salvajemente por una turba chavista que violentó el fuero de la Asamblea en Caracas. Y no se trata de una primera vez. Lo vivido esta semana  allí es otra insólita intervención de un poder independiente, como es ya una costumbre por  un gobierno que no respeta nada. Una dictadura cuya gestión en el ámbito de la economía ha dejado a uno de los países potencialmente más rico del planeta en total desabastecimiento de alimentos, medicinas y cosas tan sencillas como papel higiénico y combustible, inaudito en un país con una de las mayores reservas de petróleo.

Lo menos que se puede esperar  ahora del Congreso Nacional es una resolución de condena al asalto al parlamento venezolano, aunque dudo que alguien asuma la responsabilidad de reclamar un gesto mínimo de solidaridad con sus colegas. Un gesto que correspondería  también a la clase política que se ufana de su aprecio a los valores democráticos, uno de los cuales, tal vez el más importante, es el principio de la separación e independencia de poderes. Algo de lo que tanto aquí se habla, desde un púlpito huérfano de  valor por la inconsistencia de un discurso desconectado de las acciones y la legalidad. El chavismo es un absurdo anacronismo en estos tiempos.

encuesta

¿Considera usted que la aceptación de la candidatura de Leonel Fernández perjudicará al PLD?

Cargando ... Cargando ...

Participa en el debate

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.

© 2011 - 2019 Editora Acento SAS. Todos los derechos reservados.
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Se un periodista ciudadano - Comparte las incidencias de tu comunidad.