Flechas

Simone Veil: una mujer con agallas

Como lo dijo hace 43 años Simone Veil, ministra de la salud del  entonces presidente conservador  Giscard d’Estaing, defendiendo la ley de despenalización del aborto: “Llegamos a un punto en donde… los poderes públicos no pueden eludir su responsabilidad”. Por lo que ha significado la despenalización del aborto en la vida de las francesas quisiera compartir de nuevo este artículo escrito en 2014.

Hay personas animadas por vivencias y convicciones que pueden contribuir a cambiar el curso de la historia. Simone Veil es una de ella; una mujer que logró, en la Francia de los años setenta, conservadora y modernista a la vez, hacer aprobar la ley sobre la despenalización del aborto que lleva su nombre.

Simone Veil

Vi recientemente un documental sobre su vida que presentaba los episodios más significativos de la sesión de la Asamblea Nacional donde se debatió esa ley. En noviembre de 1974 ella tenía 47 años y era la segunda mujer en ser ministra de un gobierno francés. Giscard d’Estaing, hombre, conservador y católico accedió  a la presidencia de la República con la voluntad, a pesar de sus propios credos, de propiciar reformas. Nombró a Simone Veil como ministra de la Salud, con la misión peligrosa de presentar ante la Asamblea Nacional el proyecto de ley sobre la Interrupción Voluntaria del Embarazo y defenderlo frente a un hemiciclo adverso a la legalización del aborto y en un 97% masculino.

Sobreviviente de los campos de concentración nazis donde sus padres y un hermano murieron, Simone Veil ha pasado por lo indecible. Esta experiencia ha hecho de ella el prototipo de una persona resiliente que ha sido capaz de encontrar en sí misma las fuerzas necesarias para salir adelante, una luchadora que sabe mejor que nadie lo que significa la defensa de los derechos humanos.

La Ministra no tenía siquiera el apoyo de los propios partidarios del gobierno. El debate duró tres días y dos noches durante los cuales ella fue insultada, maltratada, humillada, mientras fuera del hemiciclo se generaban manifestaciones en su contra.

Digna, elegante, sobria, ella hizo uno de los discursos más controversiales de la Quinta República. Impasible, aparentemente inquebrantable frente a la violencia de sus opositores y a calumnias que “le dieron nauseas”,  sus palabras permitieron la aprobación de la ley que lleva su nombre. Algunos de los mensajes emitidos tienen un interés universal y dan pautas sobre cómo en un Estado democrático se debe defender el derecho de las mujeres a la interrupción voluntaria de un embarazo.

Ella ganó este combate hace 43 años porque tuvo la habilidad de colocar el debate sobre el terreno de la salud pública y del orden social más que sobre el terreno más arriesgado, en el contexto de la época, de la lucha feminista.

“Si intervengo hoy… es con un profundo sentimiento de humildad frente a la dificultad del problema, como frente al eco que suscita en lo más íntimo de cada francés”.

«  Llegamos a un punto en donde… los poderes públicos no pueden eludir su responsabilidad”.

« Quisiera en primer lugar compartir con ustedes una convicción de mujer, pido excusas por  deber hacerlo frente a esta asamblea de hombres: ninguna mujer recurre al aborto de buena gana. Es suficiente con oír las mujeres. Es siempre un drama y eso seguirá siendo siempre un drama”.

“En la actualidad, ¿quién se preocupa por las que se encuentran en situaciones de desamparo? Entre los que combaten por una eventual modificación de una ley represiva, ¿cuántos hay que se preocupan por ayudar estas mujeres en su desamparo?”.

“El aborto debe quedar como una excepción, el último recurso frente a situaciones sin salida”.

“La naturaleza de las leyes humanas es de estar sometidas a todos los accidentes que pueden acontecer y variar en la medida que la voluntad de los hombres cambia. Por el contrario, la naturaleza de las leyes de la religión es de nunca variar. Las leyes humanas estatuyen sobre el bien, la religión sobre lo mejor.

Más de cuarenta años después del voto de la ley francesa, a pesar del intento del presidente Medina de hacer prevalecer los derechos fundamentales de las mujeres embarazadas a la vida y la salud, al observar el Código Penal al menos en casos precisos, los senadores de la República  en vez de ampliar el marco de derechos y acceso a servicios de salud de las mujeres les negaron el respeto de su dignidad humana y de su integridad psíquica y moral y colocaron la República Dominicana entre los cinco países del mundo  que prohíben el aborto en todas sus formas.

encuesta

¿Habrá una tercera opción de candidatura en el PLD que deje fuera a Danilo y a Leonel?

Cargando ... Cargando ...

Participa en el debate

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.

© 2011 - 2019 Editora Acento SAS. Todos los derechos reservados.
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Se un periodista ciudadano - Comparte las incidencias de tu comunidad.