La columna de Miguel Guerrero

Demasiada familiaridad

Insisto en que la familiaridad con que la prensa trata a los políticos, incluso al Presidente de la República, no es apropiada a los fines de guardar la distancia imprescindible a una relación de independencia. Implica un acercamiento y un nivel de confianza poco aconsejable. Supone una intimidad nada buena. Demasiada confianzuda, podría decirse.

Esa peculiaridad del periodismo dominicano comienza con la práctica de tutear a los presidentes y funcionarios del Estado y por extensión a los dirigentes de la oposición. Así los titulares de los diarios se refieren a Leonel, no al doctor Fernández; a Danilo y no al  licenciado Medina, presidente de la República, A Felucho, que además es un apodo, y no al licenciado Jiménez. A Jaime David, en referencia al ex vicepresidente Fernández Mirabal. También se lee Fello, en lugar de Suberví Bonilla, e Hipólito cuando se trata del ingeniero Mejía, ex presidente de la nación.

Sin pretenderlo, cuando se emplea ese recurso, se está promocionando a los políticos, porque la propaganda del PLD no hablaba de Fernández sino de Leonel y luego tampoco de Medina, sino de Danilo, que son sus nombres de pila; y la del PRD se refiere a Miguel no a Vargas y lo mismo sucede con Eduardo, cuyo apellido es Estrella, y Amable por  Aristy Castro. Con frecuencia leemos Quique, Milagros, MVP, Temo, entre muchas otras muestras de confianza que se gastan los medios para referirse a las más conocidas figuras del elenco político nacional.

Lo cierto es que esta práctica no es universal y pudiera ser uno de los tantos vicios que resultan de los amoríos resultantes de la vieja y conocida militancia partidista de un amplio sector de la prensa nacional que ya ni siquiera se cuida de guardar las apariencias. Los políticos, a veces, pagan las consecuencias de esta relación de confianza bastante extraña en la ortodoxia política universal.

encuesta

¿Apoyaría usted una alianza de Luis Abinader y Leonel Fernández contra el PLD?

Cargando ... Cargando ...

Participa en el debate

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.

© 2011 - 2019 Editora Acento SAS. Todos los derechos reservados.
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Se un periodista ciudadano - Comparte las incidencias de tu comunidad.