Buen país para vivir…, todavía

La degradación nacional no se da sólo en la política, donde ya no existen límites. Afecta todos los ámbitos del quehacer nacional. La hemos visto aposentarse en instituciones financieras, en los sindicatos, en el comercio, en la industria, en las asociaciones de profesionales, en los ambientes artísticos y deportivos y, para acortar la lista, en la prensa. Su presencia es brutal y alarmante. La escucha uno por la radio y puede verla por televisión. Nada escapa al proceso de degradación moral que parece habernos tomado con rudeza por el cuello.

Si alguien tiene duda que dedique unos minutos de atención a cualquier programa, sin importar el medio en que se difunda. La degradación a la que me refiero no es la que resulta únicamente del abuso de palabra, de la falta de respeto al derecho del público, sino principalmente al irrespeto a las normas y a la ley. En el país se habla mucho todavía de cambios radicales. Cambios que no significan, por supuesto, una revolución por medio de las armas y la violencia. Pero sí un cambio de actitud ante la ley.

Con la caída de la tiranía de Trujillo se fueron muchos valores tradicionales. Valores que se creyó eran un legado del régimen, como el respeto a los mayores, los buenos modales, la cortesía elemental de pararse a la llegada de una dama, el saludar y dar los buenos días. Para muchos pudiera parecer que se trata de cosas baladíes. Pero es a través de estos y otros pequeños detalles en que se puede medir, como un termómetro, el grado de respeto que una sociedad se tiene a sí misma.

El hecho es que no nos detenemos ante nada y no respetemos ninguna norma. Por eso uno observa, como las cosas más naturales, que nadie se estaciona bien, quitándole el espacio a otro; que cruzamos estando la luz en rojo y que copamos las intersecciones, provocando largos taponamientos de tránsito. Aún así, uno piensa que este es un buen país para vivir…, todavía.

encuesta

¿Cree usted que la oposición y Leonel Fernández derrotaron plan reeleccionista de Danilo Medina?

Cargando ... Cargando ...

Participa en el debate

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.

© 2011 - 2019 Editora Acento SAS. Todos los derechos reservados.
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Se un periodista ciudadano - Comparte las incidencias de tu comunidad.