Ira por Valle Nuevo

Sembrar un árbol demanda tener amor en el alma, amar el porvenir, amar a los que acaban de nacer y a los que aún no llegan. Hacer que ese árbol crezca es cosa de abonarlo con nuestra bondad, creer en un futuro de bonanza, mantener viva la esperanza de que siempre habrá agua, soñar con que el viento nunca dejará de entonar su melodiosa sinfonía de ramas. Amar el árbol es, en resumidas cuentas, identificarnos como lo que somos en el más sublime sentido de la palabra: Humanos. (Esta columna está dedicada con inevitable amargura, tristeza, rabia y pena a los que insisten en seguir depredando en Valle Nuevo).

encuesta

¿Cree correcto que los políticos que tienen procesos pendientes en la Justcia sean inscritos como candidatos?

Cargando ... Cargando ...

Participa en el debate

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.

© 2011 - 2019 Editora Acento SAS. Todos los derechos reservados.
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Se un periodista ciudadano - Comparte las incidencias de tu comunidad.