El fracaso de una revolución

Después de someter por más de medio siglo al pueblo a rigurosas restricciones y a un sistema de controles totalitarios, con absoluta pérdida de las libertades políticas y económicas,  el envejecido y anacrónico castrismo, más lejos de una revolución que en los peores tiempos anteriores a su llegada al poder, ha abierto algunas rendijas para permitirle a los cubanos tener conucos en sus patios, barberías, salones de belleza y pulperías propios y destartalados vehículos milagrosamente útiles todavía, gracias al ingenio que el régimen no pudo quitarle al cubano.

En otras palabras, permitir a medias, gota a gota, lo que le quitó a partir del 1959. Cerrados por simbolizar la decadencia del capitalismo, el heredero de Fidel se embarca ahora en la construcción presurosa de campos de golf, para hacer más atractivo el turismo, una actividad que la revolución pasó en la década de los sesenta por las armas, de la misma manera sumaria con la que salió de sus opositores y disidentes. Las tímidas correcciones con las que Raúl, el octogenario heredero de su hermano Fidel, quien murió recientemente, intenta superar sus errores de cinco décadas, no serán suficientes para aliviar los sufrimientos del pueblo cubano y mucho menos para reivindicar una revolución que cada día se hace más obsoleta y cruel, ensañándose sobre indefensas mujeres de blanco y temerosa de toda señal de desaprobación, sea en el coraje de una bloguera, en un poema inofensivo o en un grito de libertad producto de la desesperación  de hombres y mujeres libres que llenan sus cárceles y el exilio.

Pensar que todavía, después de casi 60 años de fracasos, se denigre a los opositores llamándoles “gusanos” y que supuestos líderes democráticos dominicanos la promuevan como un modelo a seguir, no sólo ofende e irrita, sino que inspira un fuerte sentimiento de pena y dolor, por saber de antemano que los Castro no pagarán el precio de su crimen.

encuesta

¿Apoya usted la auditoría a equipos de JCE que usarán en las elecciones?

Cargando ... Cargando ...

Participa en el debate

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.

© 2011 - 2019 Editora Acento SAS. Todos los derechos reservados.
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Se un periodista ciudadano - Comparte las incidencias de tu comunidad.