Trump pretende destruir a Obama política y personalmente, afirma analista

Desde el principio, Obama fue el último recurso político de Trump.
Servicios de Acento.com.do - 7 de marzo de 2017 - 11:00 am - Deja un comentario
Foto: Acento.com.do/Archivo/Donald Trump y Barack Obama, en foto de archivo.

Fuente:  Huffingtonpost.com

REDACCIÓN INTERNACIONAL.-El analista  Earl Ofari Hutchinson*, de Huffington Post, afirma que el presidente Donald Trump se ha propuesto destruir al expresidente Barack Obama, tanto en lo personal como en lo político.

Recuerda que en el foro de un candidato a principios de 2015, el entonces candidato presidencial Trump, sin pestañear siquiera,dijo: “No sé si él ama a Estados Unidos”. El “él”al que Trump se refirió fue, por supuesto, el expresidente Obama.

Detalla que la mención de Obama fue simplemente la más reciente de Trump en su campaña de tres años para vilipendiar, impugnar, calumniar y hostigar a Obama, no sólo como un ciudadano estadounidense, sino como un presidente ilegítimo.La despiadada, casi obsesiva, vendetta de Trump de mentiras contra Obama pagó grandes dividendos desde el principio. Lo consiguió en breve en la cacería por la nominación presidencial del GOP en 2012.

“Eso hizo le un nombre político de la casa. Tres años más tarde, en 2015, lo llevó a la cima del paquete presidencial del GOP y lo mantuvo allí durante las primarias. Y luego le consiguió el premio más grande de todos: la Casa Blanca”, precisó.

Explica que Obama desde el principio fue el último recurso de Trump. Cuando las cosas se pusieron aburridas o se presentó un tramo incómodo en el camino de la campaña, Trump tuvoen Obama su chivo expiatorio disponible. Nada ha cambiado. Con los demócratas gritando por las respuestas sobre las relaciones de Trump con Rusia y Putin, e incluso algunos líderes GOP sienten el calor y hacen sondeos débiles uno por aquí o dos por  allá, Trump rápidamente sacó a relucir su último recurso: Obama.

“La acusación de la intervención de llamadas se ajusta al patrón al pie de la letra. Trump  duplicó el efecto al exigir una investigación del Congreso. La esperanza es que cuantos más crean que hay algo de verdad en esto, servirá para desprender otro fragmento del legado de honor e integridad personal de Obama”

“Esta vez es la ridícula afirmación de que Obama intervino sus conversaciones durante la campaña, y demanda que el Congreso investigue a Obama. Resulta tentador calificar esto simplemente como otro truco para desviar la atención de su conexión con Rusia, y en parte lo es. Pero hay más, mucho más”, subraya.

Earl Ofari Hutchinson observa que el uso persistente de Trump de Obama como su contrapunto no es sólo calumniar su presidencia. Es calumniarlo a él mismo. No es sólo por política, es personal. Los dos no se pueden separar. Trump reiteradamente dejó claro durante las primeras etapas de su campaña que si entraba en la Casa Blanca firmaría toda orden ejecutiva que pudiera para tratar de detener, arruinar u obliterar todas las iniciativas que Obama había puesto en marcha. Ha sido fiel a su palabra.

Sostiene que el ataque de Trump a las iniciativas de Obama, normalmente habrían puesto fin al asunto. Los presidentes de unpartido contrario en grados variables firman rápidamente órdenes ejecutivas para revertir algunas de las iniciativas y acciones de su predecesor cuando asumen el cargo.

Sin embargo, los ataques obsesivos de Trump contra Obama tienen otro objetivo más allá de una mera venganza personal y desviar la atención de su desastrosa administración. Envía una señal fuerte a sus bases de que él intentará y demolerá todo lo que ellos detestaron de Obama; No sólo sus políticas, sino lo que él personalmente defendía.

“Obama fue una vergüenza que duró ocho años para los aborrecedores crónicos de Obama. Era liberal. Era demócrata. Y lo más odioso para ellos: era negro. Los manifestantes del Tea Party recibieron a Obama en muchas de las paradas durante sus primeros dos años en el cargo con pancartas, carteles y fotos que lo representaban en las caracterizaciones más obscenas, grotescas ya menudo como animales. Esto fue mucho más lejos de los límites de los ataques políticos normales y las críticas a un Presidente. Era evidentemente algo personal, y mostraba la profundidad de la aversión personal que muchos tenían por Obama, y temían mostrarla”, indica.

Todo sobre Donald Trump

Recuerda que durante su campaña, Trump en algunos momentos no hizo esfuerzo alguno por corregir o reprender a ningunode los que en sus encuentros y mítines se levantaron y vilipendiaron a Obama en términos personales. Esto reforzó el punto que Trump haría valer una y otra vez de que Obama no era apto desde ningún punto de vista político o personal para ocupar la Casa Blanca.

Añade que, incluso, el muy tardío reconocimiento de Trump de que Obama era un ciudadano estadounidense lo dijo como algo natural. No hubo absolutamente ninguna elaboración, y mucho menos dio siquiera una señal de contrición por haber desplegado su despiadada y prolongada campaña para difamarlo como un extranjero.

Para el analista, Trump fijó el patrón temprano en su juego político sobre cómo trataría a Obama. Esto consistió en lanzar una acusación sensacionalista, escandalosa, contra o sobre Obama, sin una pizca de evidencia para respaldarla, y sentarse a ver a los medios de comunicación maquillarla como titular noticioso o temas centrales mediáticos. El daño se hizo, y se cumplió la misión de hacer que las lenguas vibraran contra Obama y que multitudes creyeran que debe haber algo de verdad en todo eso.

“La acusación de la intervención de llamadas se ajusta al patrón al pie de la letra. Trump  duplicó el efecto al exigir una investigación del Congreso. La esperanza es que cuantos más crean que hay algo de verdad en esto, servirá para desprender otro fragmento del legado de honor e integridad personal de Obama”, precisa.

La acusación por supuesto, no va a ninguna parte porque es otra mentira de Trump. Pero eso es menos importante que hacer la acusación, y conseguir que los medios de comunicación y los titulares una vez hechos públicos golpeen a Obama. Este no será el final. Podemos estar seguros de que Trump no descansará hasta que destruya el legado político de Obama, y también a Obama.

* Earl Ofari Hutchinson es un escritor y analista político. Es el autor de En la sombra de Scalia: La corte suprema del triunfo. Es editor asociado de New America Media. Es copresentador semanal del programa “Al Sharpton Show” en Radio One. Es también el anfitrión del programa radial “Hutchinson Report” y colabora con Huffington Post.

Todo sobre Donald Trump

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.