Huracán María mató la agricultura de Puerto Rico

En cuestión de horas, la tormenta destruyó cerca del 80 % del valor de la cosecha en Puerto Rico, dijo el secretario de Agricultura del territorio
Servicios de Acento.com.do - 27 de septiembre de 2017 - 5:00 pm - Deja un comentario
Foto: Acento.com.do/Archivo/La agricultura de Puerto Rico fue seriamente dañada por el huracán María.

YABUCOA, Puerto Rico.-Si los daños causados por el poderoso huracán María a infraestructura urbana de Puerto Rico fueron serios, la zona rual de la Isla del Encanto le fue peor; la agricultura ha quedado literlamente muerta.

Una reportaje del periódio The New York Times resalta con lujo de detalles los graves daños sufrido por el campo en Puerto Rico, a partir de los testitmonios de los jíbaros (campesinos) boricuas.

A continuación un resumen en versión libre de Iván Pérez Carrión:

José A. Rivera, un agricultor de la costa sureste de Puerto Rico, se encontraba en medio de su granja de plátanos aplastada el domingo y trató de contar cuánto le había costado el huracán María.

“¿Cómo se puede calcular todo?”, Dijo Rivera.

Por lo que él podía ver, cada planta, de las 14,000, estaba en el suelo. Lo mismo para los cultivos de ñame y pimiento. Su vecino, Luis A. Pinto Cruz, conocido por todos aquí como “Piña”, calcula que tiene alrededor de 300,000 dólares en cultivos perdidos. Un capataz de campo, Félix Ortiz Delgado, pasó la tarde recogiendo los restos de la granja que gestiona. Encontró una docena de espigas secas de maíz para alimentar a los pollos. El viento se había llevado el resto.

“No habrá comida en Puerto Rico”, predijo Rivera. “Se acabó la agricultura en Puerto Rico. Y no habrá ninguna por un año o más”.

El huracán María tocó tierra aquí el miércoles como una tormenta de categoría 4. Su fuerza y ​​furia despojaron a todos los árboles no sólo de las hojas, sino también de la corteza, dejando a una rica región agrícola como el resultado de una sequía postapocalíptica. Filas y filas de campos fueron desnudadas. Las plantas volaron lejos.

En cuestión de horas, el huracán María aniquiló alrededor del 80 por ciento del valor de las cosechas en Puerto Rico, convirtiéndose en una de las tormentas más costosas en la industria agrícola de la isla, dijo Carlos Flores Ortega, secretario del Departamento de Agricultura de Puerto Rico.

Al otro lado de la isla, el prolongado ataque de María sacó plantaciones enteras y destruyó granjas lecheras y gallineros industriales. Los cultivos de plátano, banano y café fueron los más afectados, dijo Flores. Los deslizamientos de tierra en el interior montañoso de la isla destruyeron muchos caminos, una parte importante de la infraestructura agrícola.

La isla sufrió una pérdida de US$780 millones en rendimientos agrícolas, según cifras preliminares del departamento. El huracán Georges en 1998 aniquiló aproximadamente el 65 % de los cultivos y el huracán Irma, que sólo acarició la isla, acabó con cerca de US$45 millones en producción agrícola.

Durante más de 400 años, la economía de Puerto Rico se ha basado en la agricultura, centrada históricamente en la caña de azúcar, el tabaco y los cítricos. La economía de la isla se industrializó rápidamente después de la Segunda Guerra Mundial, llevando a la caída de la restante producción agrícola. En los últimos años, en parte debido a la recesión económica de la isla, la gente volvió a los campos, y la industria estaba pasando por un pequeño renacimiento, creciendo entre 3 y 5 % cada año en los últimos seis años, dijo Flores. Un creciente movimiento de la granja a la mesa ha generado optimismo en los últimos años sobre un renacimiento agrícola.

Puerto Rico ya importa cerca del 85 % de sus alimentos y ahora sus importaciones de alimentos aumentarán drásticamente a medida que los productos locales como el café y los plátanos se agregan a la lista de las asombrosas pérdidas causadas por María. Los productos básicos locales que abastecían los supermercados, comedores escolares e incluso Walmart han desaparecido.

“A veces, cuando hay escasez, el precio del plátano sube de US$1 a US$1.25. Esta vez, no habrá ningún aumento de precios porque no habrá ningún producto”, dijo Rivera. “Cuando oí al meteorólogo decir que los dos se habían convertido en tres y luego en cuatro, pensé: ‘La agricultura en Puerto Rico ha terminado. Esto realmente es una catástrofe’”.

Señaló que también fueron afectadas otras islas que exportan alimentos a Puerto Rico, como República Dominicana, Dominica y San Martín, y que el suministro de alimentos podría ser aún más precario si los demás proveedores de la isla también se vieron afectados.

“No habrá gandules en Navidad este año”, dijo Ortiz, refiriéndose a un plato favorito local usualmente servido en una combinación de arroz, guisantes y cerdo llamado “arroz con gandules”. “Incluso si plantamos ahora, no estarán listos”.

El Sr. Ortiz, de 80 años, dijo que había estado trabajando estos campos durante siete décadas. Ha vivido su cuota de huracanes, incluyendo a Georges, que liquidó la refinería local de azúcar en 1998.

“Nunca he visto pérdidas como éstas en mis 80 años”, dijo mientras se paraba en una elevación, contando el número de cocoteros que fueron derribados. Podría ganar US$100 al mes de cada uno de ellos. Una docena se agrietó por la mitad, junto a un vivero donde los vientos barrieron todas las pequeñas plantas y dejaron atrás vidrios rotos y ruinas.

“Esas plantas tardan unos 10 años en crecer”, dijo. “Para entonces ya estaré muerto”.

Él no es el dueño, pero dijo que le dolía como si lo fuera. “¿Sabes lo que es ver el lugar donde te ganas el pan de cada día destruido?”.

Efrain M. Robles Menéndez, un granjero lechero, dijo que los ganaderos habían sido golpeados duramente, porque no sólo había daños importantes en la infraestructura necesaria para mantener el negocio, sino que también se cortó la cadena de suministro. Con los almacenes cerrados y la energía hacia cortada, los camiones de la lechería no han venido.

“Desde el miércoles, he botado 4,000 litros de leche al día”, dijo. “Si vuelve más tarde, me verá echar todo por el desagüe”.

Lo que puede venir

Algunos ven potencial para que algo positivo salga de un desastre. Funcionarios agrícolas esperan que esta sea la oportunidad de la isla para modernizar su anticuada industria agrícola.

“La agricultura es el sector más vulnerable a los desastres naturales”, dijo Flores. “Pero también es el que puede tener una recuperación más rápida, y será la gran sorpresa en la economía puertorriqueña, porque vamos a volvernos más fuerte”.

Flores dijo que gran parte de la agricultura tradicional en la isla había dependido de las prácticas ineficientes energéticamente que desperdician demasiada agua y producen grandes cantidades de desechos. Los fondos federales que ayudarán a los agricultores a reconstruir la infraestructura dañada por el huracán presentarán una oportunidad para mejorar la industria, dijo.

“Teníamos una infraestructura agrícola anticuada que tal vez ahora sea la oportunidad de hacerla más eficiente”, dijo. “Ahora es el momento, porque estamos empezando desde cero. Tal vez no se había hecho antes porque no había manera de financiarlo. Esta vez vamos a reconstruir mejor”.

Eduardo Bhatia Gautier, un senador local, dijo: “Podemos comenzar a desarrollar una industria agrícola que sea más rentable y comenzar a exportar productos puertorriqueños, algo que esta isla no ha hecho en décadas”.

Puerto Rico importa actualmente alrededor del 85 % de los alimentos que consume y exporta sólo el 15 % de lo que produce, según el gobierno. Puerto Rico, dijo Bhatia, podría atender una creciente demanda de alimentos orgánicos en Estados Unidos continental. Estima que podría tomar por lo menos un año para que la industria vuelva a funcionar, ya que el suelo se recupera y los agricultores replantan árboles.

Sin embargo, el optimismo a largo plazo hace poco por ayudar a los agricultores a contemplar la destrucción que ven a su alrededor.

Pinto, de 62 años, viajó a la capital la semana pasada para abastecerse de verduras para vender en un quiosco que dirige con su esposa. Lo hizo porque sus 14,000 plátanos estaban muertos y no tenía nada propio para vender.

En el trayecto a San Juan, miró a su alrededor, árboles derribados, postes telefónicos, líneas eléctricas enredadas, tejados y estructuras de madera desmoronadas y él llorando.

“No podría aceptar ver a mi país en pedazos así”, dijo, conteniendo las lágrimas.

El Sr. Pinto también perdió todo su ganado. Literalmente. No sabe dónde están.

Él planea comenzar de nuevo, como lo hizo hace una década cuando perdió todo en una inundación. Obtendrá alrededor del 35 % del valor de vuelta por los seguros. Y no dejará de fumar, dijo, utilizando una expresión que se ha convertido en un popular hashtag: #yonomequito- No me voy a rendir.

“Un pueblo sin agricultura es un pueblo sin comida”, dijo.

Fuente: The New York Times

Frances Robles informó de Yabucoa, P.R., y Luis Ferré-Sadurní de San Juan, P.R.

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.