Jackie

Pero más que la figura de Kennedy estaba la de su viuda Jacqueline Kennedy. Un personaje que gravitó de manera preponderante en esos días posteriores al asesinato.
Félix Manuel Lora/Acento.com.do - 21 de marzo de 2017 - 10:00 am - Deja un comentario
Foto: Fuente externa/Acento.com.do/Lo que el cineasta chileno Pablo Larraín (No, 2012) hace es auscultar ese sentimiento íntimo que embargaba a Jackie

Título original: Jackie. Género:Drama. Dirección:Pablo Larraín. Guión:Noah Oppenheim. Reparto:Natalie Portman, Peter Sarsgaard, Billy Crudup, John Hurt, Greta Gerwig, John Carroll Lynch. 1 hora35 minutos. Clasificación:+ 12 años.País: USA

Incontables documentales y ficciones se han encargado de recrear lo acontecido en los Estados Unidos ese 22 de noviembre de 1963, referente al asesinato del presidente 35 de los Estados Unidos, John F. Kennedy.

Pero más que la figura de Kennedy estaba la de su viuda Jacqueline Kennedy. Un personaje que gravitó de manera preponderante en esos días posteriores al asesinato.

Lo que el cineasta chileno Pablo Larraín (No, 2012) hace es auscultar ese sentimiento íntimo que embargaba a Jackie que, sin seguir las reglas estrictas de biopic, integra elementos importantes para dibujar el perfil de una primera dama y de una mujer que vivió un importante momento para la historia presidencial norteamericana.

El diseño de producción que acompaña a Larraín mantiene un nivel impecable de recreación, utilizando pietajes originales tanto de la entrevista que concediera para la televisión, en el tour de la Casa Blanca, como del propio funeral de Kennedy.

La sintonía que hace la actriz Natalie Portman con toda la parafernalia epocal que la rodea, conforman un cuadro adecuado para interpretar la tragedia como si fuera un símbolo de dignidad y valentía.

A través de las miradas y gestos que Portman aporta se puede ir descubriendo a una mujer de su época con sus conflictos intrínsecos a la postura que llevó dentro de la Casa Blanca y luego cuando abandona ese espacio que representó un centro de poder mundial.

El filme recurre al mecanismo narrativo de la entrevista de contexto como su fuera una línea imaginaria que el espectador puede seguir, descubriendo en la medida de su desarrollo, los detalles propios de su personalidad y convicción.

No importa los documentales y las aproximaciones que se han hecho de Jacqueline, este terreno fílmico en que Larraín la coloca es una nueva perspectiva dramática válida en todos los términos fílmicos.

No es tan solo narrar hechos sino cómo esos hechos fueron sentidos por la propia Jackie.

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.