Música y altas voces, con variopinto programa, logran impecable XXVII Concierto de La Natividad

190 músicos y cantores sacros montaron un inolvidable concierto de navidad en la Catedral Primada, con auspicio de Banreservas, en tradición de arte iniciada en diciembre de 1991
Foto: Regan Albertson fotógrafo/La orquesta y Coro de la Catedral entregaron con el XXVII Concierto de la Natividad, una de las páginas inolvidables del arte popular y clásico.

SANTO DOMINGO, República Dominicana.-El  XXVII Concierto de la Natividad en la Catedral Santa María de la Encarnación, la Primada de América, habrá de permanecer por muchos años en el recuerdo por su carga de virtuosismo, talento, su  variopinto programa,  que incluyó desde la bachata a tono sinfónico en la voz altísima y de  resaltante  proyección internacional de Nathalie Péña Gómez, hasta el clasisismo más sacro y selecto, con Adestes Fideles (tradicional y conocidísima pieza orquestada por Steven Mercurio).

Nathalie Péña Gómez. Foto Regan Albertson.

Nathalie Péña Gómez. Foto Regan Albertson.

Peña Comas, llegada desde París, interpretó en bachata sinfónica Esta noche es Navidad, de Héctor Martínez Cabruja. Otro estreno mundial fue Navidad, Navidad, ya nació Jesús, escrita y dirigida por su compositor y músico Francois  Bahuaud.

44 músicos (mayormente provenientes de la Orquesta Sinfónica Nacional) y las 150 voces), de Martínez Cabruja, impactaron  con dos popurrís de villancicos y  dos piezas de tono notablemente popular: The Player – original de  Carole  Bayer y musicalizada por David Foster, y popularizada por Andrea Bocelli y Celine Díon-  en una versión que transformó en fuerza que se sintió en cada piel de cada asistente a la Catedral, cuando se escuchó en las tersas y poderosas voces de Enmanuel Veras  Victoria y Paola González. Eso fue tierno y extraordinario.

Cuando sonó Más allá, escrita por el productor colombiano de Kiko Santander, popularizada por Gloria Estefan y la única pieza latina interpretada  por la vocalista cubana y de Miami,  ante dos Papas, el eclesiásticamente revolucionario  Juan Pablo II y el progresista argentino al que llaman Francisco.

La parte clásica se llevó los lauros de una entrega artística de altísimos niveles interpretativos, sobre todo por Ave María (Michal Lorenc); Domine Deus (de Giancchino Rossini), Ave María (Pietro Mascagni) y Glory Hallelu en la que se lucieron Glemmer Pérez y Paola González).

Enmanuel Vargas. Regan Albertson fotógrafo

Enmanuel Vargas. Regan Albertson fotógrafo

El nivel del concierto, logró su punto más alto con Adestes Fideles (tradicional con arreglo de Steven Mercurio), en interpretación de un trío de tenores que sobrecogió el auditorio: Emmanuel Vargas Victoria, Modesto Acosta y Nelson Beras.

Lo mismo se puede establecer, cuando sonaron las primeras notas de Hallelujah, de G.F. Haendel, de la Coral 44 El Mesias.

Lo que se experimentó entonces explica  la indefinible atracción de este concierto clásico anual, iniciado en 1991, que produce largas filas de público desde las seis de la tarde a las puertas del más sagrado templo católico del país.

Regan Albertson fotógrafo.

Regan Albertson fotógrafo.

Personalidades

Encabezaron el XXVII Concierto de la Natividad , el arzobispo metropolitano de Santo Domingo, monseñor Francisco Ozoria, y el administrador general de Banreservas, Simón Lizardo Mézquita y la Primera Dama, doña Cándida Montilla de medina.  Fue trasmitido por la Corporación de Radio y Televisión (CRTV) y Televisa, el canal católico de la familia.

El concierto estuvo bajo la producción general del profesor José Delmonte Peguero, maestro de capilla, y contó con la participación del tenor Enmanuel Vargas y las sopranos invitadas Natalie Peña Comas y Paola González.

Glemmer y Paola Gonzalez. Regan Albertson fotógrafo.

Glemmer y Paola Gonzalez. Regan Albertson fotógrafo.

Una cantera

El Maestro de Capilla, director-fundador del coro y la orquesta de la Catedral, profesor José Delmonte Peguero, sostuvo ambos han sido cuna de resaltantes talentos tanto del canto lírico como de la dirección orquestal.

Delmonte Peguero, quien mantiene una extraordinaria energía al frente de estos organismos artísticos sacros, dijo que son una escuela del arte músico-vocal clásico dominicano.

La dirección artística estuvo a cargo de la directora invitada Wanda Guzmán y los directores asociados Andrés Capellán, Fernando Herrera y Rafael Calderón.

El Coro de Niños cantó las canciones Mi redentor, Campanitas y Mi Navidad. Otras melodías que envolvieron la noche en la Catedral fueron Hallelujah, Noche de paz, Domine deus y una selección de villancicos populares.

El Banco de Reservas auspicia este concierto desde sus inicios, en 1991, así como el concierto de Viernes Santo que cada año realiza el Coro de la Catedral, Santa María de la Encarnación, Primada de América.

Emmanuel Vargas Victoria, tenor, Modesto Acosta, tenor,  (bajito de las Nanas) Glemmer Pérez, Mezzosoprano, Nelson Beras, el primero que cantó, alto, Orestes Acibeles  Fernando Herrera, pandereta y director asociado.

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.

Contáctanos vía WhatsApp y haz tus denuncias aquí