El fallo contra Lula: un documento histórico

La sentencia firmada por el juez Sergio Moro constituye un importante instrumento para la consolidación de la democracia en el país
Servicios de Acento.com.do - 17 de julio de 2017 - 7:00 pm - Deja un comentario
Foto: Acento.com.do/Archivo/Luiz Inácio Lula da Silva.

SAO PAULO, Brasil.-Antes de condenar a Lula a casi diez años de cárcel, el juez Sérgio Moro detalla en la sentencia, didáctica y minuciosamente, los episodios de todas las fases del proceso y enumera todos los elementos fácticos, testimoniales e indiciarios que formaron su convicción para la imputación de la pena, como describe el editorial* del diario brasileño Estadão, traducido para esta edición.

La sentencia firmada por el juez Sérgio Fernando Moro, de la 13.ª Vara Federal de Curitiba, que condenó al expresidente Luis Ignacio Lula da Silva a nueve años y seis meses de prisión por los delitos de corrupción pasiva y lavado de dinero, además de una pena accesoria de siete años de inhabilitación para el ejercicio de cargos públicos, constituye un importante documento del proceso de consolidación de la democracia en el país.

Lo inédito de la pieza condenatoria −la primera pronunciada contra un expresidente de la República por la práctica de delitos comunes− ya sería, por sí sola, razón suficiente para atribuirle la debida adjetivación de histórica.

Se trata de un marco indiscutible del primado de la igualdad de todos los ciudadanos ante la ley, uno de los pilares democráticos consagrados por nuestra Constitución.

Sabedor de la repercusión que su sentencia tiene en el presente y tendrá en el futuro, Sergio Moro se rodeó de prudencias que dicen mucho sobre su sentido de responsabilidad. Todos los puntos de la sentencia, del informe del largo proceso hasta la fijación de las penas, fueron minuciosamente descritos y motivados, para eliminar dudas de cualquiera que lea la pieza.

A lo largo de las 238 páginas de la sentencia, no fueron pocas las actitudes del reo −y no sólo de él, sino también de sus representantes legales y de sus partidarios− que fueron clasificadas por Moro como lo suficientemente graves para dar lugar a la ordenación de su detención preventiva en el curso de la acción penal.

Hubo allí orientaciones para la destrucción de pruebas, amenaza o coacción de testimonios, y movilización de la militancia del Partido de los Trabajadores (PT) y de los así llamados “movimientos sociales” para la práctica de actos públicos con el único objetivo de entorpecer la buena marcha del proceso.

Sin embargo, Sergio Moro, acertadamente, decidió con prudencia y, en cierta ocasión, optó por la conducción coercitiva de Lula da Silva, una medida severa, sin duda restrictiva de la libertad, pero lejos de privar al reo de esa misma libertad.

“La tan propalada ‘ausencia de pruebas’ queda reducida a un mero discurso político, un subterfugio ante la fragilidad de la defensa jurídica del expresidente. “Sérgio Moro reserva decenas de páginas para desmenuzar las artimañas usadas para ocultar la transferencia de la propiedad del inmueble, incluyendo el análisis de plenas pruebas documentales y periciales presentadas por el MPF.”En el futuro, cuando se enfríen las pasiones, la sentencia del juez Sérgio Moro habrá de ser leída como un registro de la vitalidad del Estado Democrático de Derecho en un período particularmente conturbado de la historia de Brasil”.

El mismo cuidado guio el comportamiento del magistrado al permitir que el condenado recurra la sentencia en libertad. “Considerando que la prisión cautelar de un expresidente de la República no deja de involucrar ciertos traumas, la prudencia recomienda que se aguarde el juicio por la Corte de Apelación antes de extraer las consecuencias propias de la condena”, decidió Sergio Moro.

Ya el Partido de los Trabajadores, en una nota oficial, abusa de la imprudencia al clasificar la condena del jefe del partido como una “medida equivocada, arbitraria y absolutamente ilegal”. Sergio Moro es acusado de ser “un juez parcial”, que actúa al servicio de los “medios de comunicación” y del “consorcio golpista”, los enemigos imaginarios del PT que no serían capaces de aceptar la “trayectoria de éxito de Lula en la Presidencia”. Este es pintado como víctima de “un caso típico de lawfare”, vale decir, una implacable persecución política por medio del uso indebido de recursos jurídicos.

Evidentemente, se trata de la rancia cantilena de la victimización que resuena como música en los oídos de la militancia petista, pero que no resiste una lectura sobria de la sentencia dictada por Sérgio Moro.

Antes de condenar a Lula a casi diez años de cárcel, el magistrado detalla, didáctica y minuciosamente, los episodios de todas las fases del proceso y enumera todos los elementos fácticos, testigos e indiciarios que formaron su convicción para la imputación de la pena. La tan propalada “ausencia de pruebas” queda reducida a un mero discurso político, un subterfugio ante la fragilidad de la defensa jurídica del expresidente.

En la sentencia queda cabalmente demostrado que la cobertura triplex en el Guarujá, así como la millonaria reforma del inmueble para atender a las necesidades de Lula y de su familia, constituyeron “ventajas indebidas en un ajuste de corrupción” entre el expresidente y la contratista OAS. Sergio Moro reserva decenas de páginas para desmenuzar las artimañas usadas para ocultar la transferencia de la propiedad del inmueble, incluyendo el análisis de hartas pruebas documentales y periciales presentadas por el MPF.

En el futuro, cuando se enfríen las pasiones, la sentencia del juez Sergio Moro habrá de ser leída como un registro de la vitalidad del Estado Democrático de Derecho en un período particularmente conturbado de la historia de Brasil.

Lea también en Veja: “A sentença que condenou Lula: leia a íntegra e veja os pontos principais” (La sentencia que condenó a Lula: léala íntegra y vea los puntos principales.)
http://g1.globo.com/politica/noticia/a-sentenca-da-condenacao-de-lula.ghtml

*Fuente: http://opiniao.estadao.com.br/noticias/geral,um-documento-historico,70001891841

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.