Juicio a senador por soborno revela favores del Departamento de Estado

Menéndez ejerció “esfuerzos considerables para presionar al Poder Ejecutivo” con el fin de que pagara los favores que recibió de Salomón Melgen
Servicios de Acento.com.do - 13 de septiembre de 2017 - 5:00 am - Deja un comentario
Foto: Acento.com.do/Archivo/Robert -Bobo- Menéndez.

Por primera vez en casi cuatro décadas, un senador estadunidense está en juicio por soborno federal, y está arrastrando al Departamento de Estado en su lodazal legal.

El juicio del Senador Bob Menéndez por soborno brilla con una incómoda luz sobre los esfuerzos del legislador por presionar al Departamento de Estado, incluyendo las acusaciones de que ayudó a resolver una disputa sobre un lucrativo contrato extranjero en favor de un amigo y donante de campaña.

Esa es sólo una de las otras doce acusaciones de soborno y corrupción impuestas contra Menéndez, un demócrata de Nueva Jersey. Los fiscales también afirman que el senador ayudó a adquirir visas de los Estados Unidos para varias de las novias extranjeras del donante, citando los registros oficiales del Departamento de Estado y correos electrónicos entre el senador y su personal.

Según una declaración en el Tribunal de Distrito de Estados Unidos en Nueva Jersey, Menéndez ejerció “esfuerzos considerables para presionar al Poder Ejecutivo” con el fin de que pagara los favores que recibió de Salomón Melgen, incluyendo donaciones y viajes pagados a París y la República Dominicana. Durante al menos parte del período investigado, Menéndez fue presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, una función de supervisión clave para el Departamento de Estado.

La primera oportunidad para ejercer tal presión fue cuando Melgen supuestamente quería traer a varias novias de Brasil, República Dominicana y Ucrania a Estados Unidos. De acuerdo con los archivos de la corte, citando los registros del Departamento de Estado, a la mujer de la República Dominicana y a su hermana se les negó inicialmente la entrada porque el agente entrevistador no estaba “plenamente convencido de los motivos para viajar”.

Citando correos electrónicos internos de la oficina, Melgen advirtió a Menéndez quien le dijo a uno de sus funcionarios del Senado que llamara al embajador de Estados Unidos en República Dominicana “ASAP” −lo antes posible. Un mes más tarde, de acuerdo con los registros consulares, las mujeres fueron entrevistadas de nuevo por otro funcionario y recibieron las visas.

“En mi opinión, esto es SÓLO DEBIDO al hecho de que [Menéndez] intervino”, escribió el funcionario responsable de la información inicial en un correo electrónico subsiguiente a un colega.

La segunda situación se produjo después de que Melgen compró una empresa dominicana con un contrato para instalar y operar máquinas de rayos X en los puertos de República Dominicana. Aunque el contrato supuso un valor de hasta 115 millones de dólares, la compañía fue encerrada en una batalla legal con el gobierno dominicano, haciendo la compra esencialmente inútil.

La fiscalía alegó que Menendez una vez más intervino con el Departamento de Estado para ayudar a resolver la disputa a favor de Melgen, a cambio de US$60,000 dólares en contribuciones para la campaña y para el fondo de defensa legal.

Menéndez ha rechazado fuertemente las acusaciones contra él. “Nunca, ni una sola vez, ni una sola vez he deshonrado mi cargo público”, dijo Menéndez emocionado a periodistas el 6 de septiembre. “Empecé mi carrera pública en la lucha contra la corrupción, así comencé, y siempre he actuado de acuerdo con la ley y creo que cuando se conozcan todos los hechos, seré vindicado”.

En declaraciones ante el Tribunal de Distrito de los Estados Unidos en Nueva Jersey en agosto, el abogado principal de Menéndez, Abbe Lowell, negó todo acto ilícito en nombre de su cliente.

La intervención de Menéndez en el tema de la detección de rayos X “se refería a la seguridad real en los puertos de carga dirigida a Estados Unidos y a Nueva Jersey”, dijo. “Y en cuanto a los visados, se trataba de personas que eran tratadas de manera justa por funcionarios de inmigración y del gobierno”.

El Departamento de Estado se negó a hacer comentarios sobre las acusaciones o el juicio.

Aunque el juicio tiene apenas tiene una semana de vida, ya ha provocado algún drama en el tribunal. En un momento dado, el juez que preside le dijo a un abogado “cállese” y en broma se comparó con un líder de la Inquisición española. El abogado de Melgen comparó el juicio con un “ataque contra los hispanos” (Melgen es nativo dominicano y Menéndez es de ascendencia cubana), y los fiscales acusaron a Menéndez de ser “el Senador personal de Melgen”.

Políticamente, el escándalo que se cocina no podría venir en peor momento para los demócratas del Senado. El partido está esperando para “barrer este juicio bajo la alfombra”, ya que parece ganar terreno en las elecciones del Congreso de 2018.

Si Menéndez es declarado culpable, se le podría presionar para que renuncie a su puesto en el Senado o bien el Senado podría sacarlo con 67 votos (una mayoría de dos tercios). En ese caso, el gobernador republicano Chris Christie de Nueva Jersey podría nombrar a su reemplazo. Con los republicanos que sólo tienen una mayoría de cuatro asientos, incluso un voto adicional podría dar nueva vida a la agenda legislativa del presidente Donald Trump.

Los homólogos demócratas de Menéndez se han mantenido en silencio en el juicio. Su silencio “es a la vez hipócrita y políticamente impulsado”, dijo a este medio Michael Arens del Comité Nacional Republicano.

Los republicanos no están dejando que se vaya a perder esta oportunidad. Arens dijo que los republicanos están lanzando anuncios dirigidos en los principales estados del campo de batalla que cuestionan por qué los demócratas no están hablando sobre el juicio.

Fuente: http://www.chicagotribune.com/news/sns-wp-menendez-af05d366-9709-11e7-b569-3360011663b4-20170911-story.html

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.