Brasil reclama defenestrar y enjuiciar a Temer por corrupción; gobernante se aferra al poder

Brasil comenzó a debatir hoy en forma pública y abierta la posible renuncia o destitución del presidente Michel Temer, salpicado por un monumental escándalo que lo implica en asuntos de corrupción y en intentos de obstruir a la justicia.
Servicios de Acento.com.do - 18 de mayo de 2017 - 4:00 pm - Deja un comentario
Foto: BRASILIA (BRASIL), 18/05/2017 - El presidente de Brasil, Michel Temer, habla hoy, jueves 18 de mayo de 2017, durante un mensaje a la nación transmitido desde el Palacio Presidencial de Planalto en Brasilia (Brasil). Temer negó hoy que vaya a renunciar a su cargo, tal como lo exigen toda la oposición y sectores de su propia base política por sospechas que le implican en corrupción e intentos de obstruir a la justicia. EFE/Joédson Alves.

Elecciones “Directas Ya”, el reclamo de las redes sociales en Brasil

Sao Paulo, 18 may (EFE).- “#DiretasJá”, en alusión al reclamo de elecciones directas, se convirtió hoy en la etiqueta del día en las redes sociales en Brasil, que amaneció conmocionado por un escándalo de corrupción que salpica al presidente Michel Temer.

Los internautas, al igual que la prensa brasileña, dan prácticamente por sentada la salida del mandatario, después de que la noche de este miércoles el diario O Globo revelara la existencia de una grabación en la que Temer supuestamente autorizó la compra del silencio a Eduardo Cunha, un poderoso diputado que está en la cárcel por corrupción.

La noticia corrió como la pólvora por las redes sociales y Temer llegó a ser uno de los asuntos más comentados en Twitter en todo el mundo.

Con el hashtag “#DiretasJá”, los brasileños recuperaron el nombre que bautizó el movimiento surgido en 1984 para reclamar el derecho a la elección directa del presidente y el retorno de la democracia después de 21 años de dictadura militar.

En una publicación reciente de Temer, los internautas llenaron el espacio dedicado a comentarios con el emoticón del vómito, un símbolo de indignación ante las denuncias que ahora salpican al presidente de Brasil.

Brasil debate abiertamente la renuncia o destitución de Temer

Brasilia, 18 may (EFE/Eduardo Davis).- Brasil comenzó a debatir hoy en forma pública y abierta la posible renuncia o destitución del presidente Michel Temer, salpicado por un monumental escándalo que lo implica en asuntos de corrupción y en intentos de obstruir a la justicia.

En el Parlamento, en los medios digitales, en la televisión y en las redes sociales han cobrado cuerpo las exigencias para que Temer renuncie, que han surgido hasta en su propia base parlamentaria, que hasta esta semana era considerada sólida y absolutamente fiel.

El escándalo que acorrala al Gobierno estalló el miércoles con la divulgación de que Temer habría sido grabado por un empresario que colabora en investigaciones sobre corrupción en momentos en que avalaba sobornar a un exdiputado preso a cambio de su silencio

Al escándalo que se cierne en torno al mandatario se sumó hoy una decisión del Tribunal Supremo, que anunció la apertura de un proceso de investigación sobre las sospechas que pesan en su contra.

La crisis estalló este jueves, con la información de que Temer habría sido grabado por un empresario que colabora con la justicia en investigaciones sobre corrupción cuando avalaba un supuesto soborno a un exdiputado preso a cambio de su silencio.

El objeto de la presunta coima sería Eduardo Cunha, expresidente de la Cámara baja, antiguo aliado del gobernante y promotor del juicio político que condujo el año pasado a la destitución de Dilma Rousseff y, por consecuencia, llevó a Temer al poder.

Aunque el presidente ha negado en forma rotunda de ese asunto, el escándalo ha tenido un impacto demoledor en su base parlamentaria y varios de los partidos oficialistas han adherido a las exigencias de “renuncia inmediata” que defiende la minoritaria oposición.

A esa demanda se han sumado sectores del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), representado en el Gobierno con los ministros de Relaciones Exteriores, Aloysio Nunes, y de Ciudades, Bruno Araújo, quien hoy mismo anunció su decisión de dimitir al cargo.

Marchas contra Temer unirán a grupos que apoyaron y atacaron a Rousseff

Río de Janeiro, 18 may (EFE).- Las marchas convocadas para el próximo domingo para pedir la renuncia del presidente Michel Temer tras el escándalo que dejó contra las cuerdas al Gobierno brasileño unirán a los grupos que apoyaron a su antecesora, Dilma Rousseff, y a los que defendieron el proceso que terminó con su destitución.

Los grupos a favor y en contra de Rousseff coincidieron hoy en convocar manifestaciones en todo Brasil el próximo domingo para protestar contra Temer, a quien la Corte Suprema le abrió una investigación en la que se le acusa de obstrucción a la Justicia.

Temer, que era el vicepresidente de Rousseff, asumió la jefatura de Estado en agosto pasado tras la decisión del Congreso de destituir a la entonces mandataria por irregularidades en el manejo de las cuentas públicas.

Entre los grupos que marcharon contra Rousseff y que ahora piden la renuncia de Temer destaca “Vem pra rua” (Sal a la calle), que convocó a manifestaciones el domingo para pedir el encarcelamiento de “todos” los acusados en el escándalo de corrupción de la petrolera estatal Petrobras.

“Tras las noticias de que Temer dio su aval para que se comprara el silencio del diputado destituido Eduardo Cunha (uno de los principales condenados por los desvíos en Petrobras), clamamos por la renuncia del presidente”, aseguró el grupo que consiguió movilizar el año pasado a millones de brasileños en multitudinarias manifestaciones contra Rousseff.

Igualmente convocaron marchas de protesta el domingo en todo Brasil los movimientos “Frente Brasil Popular” y “Pueblo Sin Miedo”, que reúnen a los sindicatos, los movimientos sociales y los partidos de izquierda que defendieron a Rousseff hasta última hora y que consideran a Temer un “golpista”.

“Las marchas serán para pedir la renuncia de Temer y la convocatoria inmediata de elecciones directas”, según un comunicado de la Central Única de los Trabajadores (CUT), mayor central sindical de Brasil e integrante de ambos movimientos.

Estos movimientos defienden la aprobación de una enmienda que permita convocar elecciones directas cuando la Presidencia quede vacante debido a que, según la Constitución, en caso de que Temer renuncie o sea destituido por el Congreso o por la Justicia, su sucesor será escogido en una elección indirecta por el Congreso.

“La población salió a las calles para pedir la renuncia del golpista y elecciones directas. Los primeros actos ocurrieron el miércoles espontáneamente. Este jueves hay protestas planeadas en todo el país. Pero el domingo la protesta debe engrosar”, según un comunicado de la CUT.

El escándalo que acorrala al Gobierno estalló el miércoles con la divulgación de que Temer habría sido grabado por un empresario que colabora en investigaciones sobre corrupción en momentos en que avalaba sobornar a un exdiputado preso a cambio de su silencio.

El objeto del supuesto soborno sería Eduardo Cunha, expresidente de la Cámara baja, promotor del juicio político que condujo el año pasado a la destitución de Dilma Rousseff y llevó a Temer al poder, y ya condenado por su responsabilidad en los desvíos de Petrobras.

La situación del jefe de Estado se agravó este jueves con la decisión de la Corte Suprema de abrirle una investigación por estas denuncias. EFE

Temer niega que vaya a renunciar y afirma que probará su inocencia

Brasilia, 18 may (EFE).- El presidente brasileño, Michel Temer, negó hoy que vaya a renunciar a su cargo, tal como lo exigen toda la oposición y sectores de su propia base política por sospechas que le implican en corrupción e intentos de obstruir a la justicia.

“No renunciaré. Repito. No renunciaré y exijo una esclarecimiento pleno de todo””, declaró Temer en un mensaje a la nación transmitido desde el Palacio Presidencial de Planalto.

“Quiero dejar muy claro que mi Gobierno vivió en esta semana su mejor y su peor momento”, dijo el mandatario, quien en el primer caso citó “la caída de los indicadores de la inflación, los números del retorno del crecimiento (económico) y la generación de empleo, con esperanza de días mejores”.

Sin embargo, afirmó que “cuando el optimismo retornaba”, una grabación hecha “clandestinamente trajo de nuevo el fantasma de una crisis política en una dimensión aun desconocida”.

Aludió así a unan información divulgada este miércoles por el diario O Globo, según la cual Temer habría sido grabado por un empresario que colabora con la justicia en investigaciones sobre corrupción cuando avalaba un supuesto soborno a un exdiputado preso a cambio de su silencio.

El objeto de la presunta coima sería Eduardo Cunha, expresidente de la Cámara baja, antiguo aliado del gobernante y promotor del juicio político que condujo el año pasado a la destitución de Dilma Rousseff y, por consecuencia, llevó a Temer al poder.

Como había hecho la víspera mediante una nota oficial, Temer negó hoy que haya consentido con algún tipo de soborno para alguien.

“En ningún momento pedí que pagaran a quien quiera que sea para que no hable” y “no compré el silencio de nadie”, afirmó el jefe de Estado, quien también aludió a la decisión anunciada hoy por la Corte Suprema de iniciar una investigación oficial sobre su presunta participación en esos hechos.

“No preciso de cargo público ni de foro especial”, “no tengo nada que esconder” y “por eso registro enfáticamente que la investigación pedida por la Corte Suprema será el territorio en que demostraré mi inocencia”, declaró visiblemente molesto.

Pese al discurso firme de Temer, en el país se comenzó a debatir hoy abierta y públicamente sobre la posibilidad de su renuncia o incluso de que sea sometido a un proceso de destitución.

La renuncia de Temer es exigida desde este miércoles por toda la oposición, pero esa demanda tuvo hoy la adhesión de importantes e influyentes sectores del oficialismo.

El pronunciamiento más duro lo hizo el expresidente Fernando Henrique Cardoso, uno de los líderes más respetados del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), un pilar fundamental en la base de Temer.

“Si las alegaciones de defensa no son convincentes -y no basta con alegar que son necesarias evidencias-, los implicados tienen que tener el deber moral de facilitar la solución, aún con gestos de renuncia”, publicó Cardoso hoy en su cuenta en Facebook. EFE

 

 

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.