Como complicarse la vida

Bellos debieron ser los tiempos en que, para decirle algo a alguien, bastaba simplemente echar a andar, para llegar pacientemente y decirle lo que fuera; o cuando bastaba una hoguera humeante y una sábana, pues tres volutas grandes y una chiquita querían decir “te quiero”; o cuando una carta de Santo Domingo a Puerto Plata, o viceversa, causaba ineludible emoción al mes de cumplirse la aventura postal de haber sido enviada. (Digo todo esto porque aquí estoy dominado por un celular nuevo que me exige hacer un doctorado en tecnología avanzada antes de marcar la primera tecla). ¡Abajo la postmodernidad!

encuesta

¿Cree usted que los jueces de la Suprema Corte debieron de inhibirse en caso Odebrecht ante cuestionamientos de la defensa?

Cargando ... Cargando ...

Participa en el debate

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.

© 2011 - 2019 Editora Acento SAS. Todos los derechos reservados.
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Se un periodista ciudadano - Comparte las incidencias de tu comunidad.