Un mundo incomprensible

No creía cómo era la vida en el pasado. Se reía cuando le decía que los amigos, para hablar, tenían que visitarse. Se reía cuando le decía que para comunicarse a distancia había que  escribir una carta y esperar días o semanas por la respuesta. Se reía cuando le decía que no existían las palabras “pin” y “password”. Se reía cuando le decía que no existían los cajeros automáticos y que todas las deudas se pagaban personalmente y en efectivo. Al final el joven veinteañero me miró con pena al saber que en aquellos tiempos no existían las computadoras personales. Para él (y un poco para mí) aquel era un mundo verdaderamente atroz.

encuesta

¿Ha leído usted la ordenanza del Ministerio de Educación para la equidad de género?

Cargando ... Cargando ...

Participa en el debate

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.

© 2011 - 2019 Editora Acento SAS. Todos los derechos reservados.
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Se un periodista ciudadano - Comparte las incidencias de tu comunidad.