El problema del tránsito

El ingente esfuerzo del Ministerio de Obras Públicas para mejorar la fluidez del tránsito vehicular, recibiría un fuerte respaldo si los conductores respetáramos las señales y las leyes de tránsito y dejáramos en nuestras casas los afilados cuchillos entre los dientes con los cuales salimos cada día, dispuestos a pelearnos con todo aquél que intente adelantársenos, sin importar que estemos llevando a los hijos a la escuela.

La solución del trágico y ancestral problema del tránsito es una de las labores más titánicas asumidas por el gobierno, porque no se trata solamente de la efectividad de la planificación, sino del comportamiento de los ciudadanos. Y por eso las bien diseñadas campañas de educación ciudadana emprendidas por el ministerio promueven sobre todo  la importancia del respeto a las normas, que todos estamos en la obligación de observar, porque el costo del irrespeto ha sido enorme en vidas humanas.

Para tener  idea de la dimensión del problema y del esfuerzo que se requiere para alcanzar una fluida movilización vehicular, bastaría con mencionar los largos tapones  que se producen a todas horas del día, en la avenida Tiradentes, del Polígono Central, una de las vías de mayor circulación. En el pequeño tramo de 1.5 kilómetros desde la intersección de la calle Pedro Henríquez Ureña hasta la Salvador Sturla, hay 12 semáforos, separados en algunos puntos por apenas 20 o 30 metros de distancia entre una esquina y otra. Tendrían las autoridades que hacer magia o valerse de un milagro, difícil en estos tiempos, para aligerar el tránsito en esa vía sin el compromiso ciudadano de respetar las leyes, no cruzarse en rojo y esperar turno sin copar las intersecciones.

En otras palabras, debemos respaldar las acciones que se están tomando para mejorar la fluidez del tránsito vehicular, para así llegar a tiempo y evitar un aumento de las muertes por enfermedades cardiovasculares.

encuesta

¿Cree usted que el mensaje de Margarita Cedeño conducirá a la unidad de Danilo Medina y Leonel Fernández?

Cargando ... Cargando ...

Participa en el debate

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.

© 2011 - 2019 Editora Acento SAS. Todos los derechos reservados.
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Se un periodista ciudadano - Comparte las incidencias de tu comunidad.