¡…Y Consuelo se salvó!

El más grande acto de temeridad humana lo protagonizó ayer una mujer, Consuelo Despradel, de cuya osadía (más allá del diatríbico micrófono) nadie tenía idea. ¿Saben lo que hizo esa mujer de atropellante verbo incendiario?: Exponerse al alto riesgo de que iracundas masas populares haitianas, para empezar la pelaran a caco, para exhibirla como trofeo de guerra en calles, parques y campos; después, le cercenaran la lengua y, finalmente, la lincharan en un rito vudú…. ¡Si: Consuelo Despradel estuvo ayer en Haití! (Pero no la reconocieron, pues habló casi en susurro y creo que hasta asumió el nombre de Juana Saltitopa, o algo así).

encuesta

¿Cree correcto que los políticos que tienen procesos pendientes en la Justcia sean inscritos como candidatos?

Cargando ... Cargando ...

Participa en el debate

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.

© 2011 - 2019 Editora Acento SAS. Todos los derechos reservados.
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Se un periodista ciudadano - Comparte las incidencias de tu comunidad.