¡Cállese muchacho!

Una de nuestras grandes debilidades, que arrastramos del hogar y de la escuela, es la resistencia a hacer preguntas. El temor a un “¡Cállese, muchacho!”, en la casa, y a una reprimenda del profesor, les cerró los labios a esta sociedad; una herencia que creció en el largo periodo de opresión del trujillismo, cuyo legado de autoritarismo está aún presente en muchas de las actividades de la vida nacional, sea en la esfera política, como social, económica, artística y deportiva.

La tradición de permanecer callado incluso ante los más grandes enigmas de nuestra acontecer, ha mantenido en el más hermético de los secretos detalles importantísimos de nuestra historia pasada y reciente. Ignoramos, por ejemplo, el final de la vida del patricio Juan Pablo Duarte. Sabemos que murió en Venezuela rodeado de escasez y olvidado del reconocimiento de sus compatriotas. Pero no podemos asegurar cómo vivió esos años, de quienes se rodeó y si tuvo finalmente descendientes, como afirman sin prueba alguna muchos estudiosos venezolanos.

Tampoco sabemos en realidad la suerte corrida por Ventura Simó, el desertor que huyo al exilio llevándose un avión militar y que regresó en el DC3 que trajo al país los expedicionarios de junio. La falsa versión oficial habla de un accidente de aviación durante un homenaje a Trujillo, cuando en realidad fue víctima de las torturas, sin que sepamos dónde está sepultado.

Igual sucede con los héroes del 30 de Mayo, asesinados por Ramfis y compinches, pero cuyos restos no han sido encontrados. Más de cincuenta años después se presume que fueron arrojados al mar o enterrados en el fondo de una piscina en la residencia de un esbirro del régimen en Arroyo Hondo. Dejamos morir a quienes tenían muchas de las respuestas. Todo porque no hacemos preguntas, lo que ya es parte de la cultura nacional, en el hogar como en la política.

 

encuesta

¿Cree usted que el mensaje de Margarita Cedeño conducirá a la unidad de Danilo Medina y Leonel Fernández?

Cargando ... Cargando ...

Participa en el debate

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.

© 2011 - 2019 Editora Acento SAS. Todos los derechos reservados.
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Se un periodista ciudadano - Comparte las incidencias de tu comunidad.