Soy un caracol feliz

Harto de una rutina republicana que se sintetiza con todas sus cosas en el rostro omnipresente de Danilo Medina, ayer me asumí como un ciudadano caracol. Me envolví en mi casa. Cerré ventanas, corrí cortinas, puse música, cerré los ojos. No computadoras. No radios. No Internet. Mucho menos ver las máscaras de la televisión. Olvidé absolutamente esta demovaina. No pensé ni un instante en la salvación de la patria. Me embriagué en la voz de Lucecita Benítez y me dejé arrastrar por la dulzura de Astrud Gilberto. Sentí, en verdad, la ciudadana felicidad de un caracol. Hoy simplemente huyo.

encuesta

¿Ha leído usted la ordenanza del Ministerio de Educación para la equidad de género?

Cargando ... Cargando ...

Participa en el debate

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.

© 2011 - 2019 Editora Acento SAS. Todos los derechos reservados.
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Se un periodista ciudadano - Comparte las incidencias de tu comunidad.