Navegando hacia la excelencia*

La perfección es inalcanzable, es la estrella divina que nos guía en la búsqueda de la superación continua. En cambio, la excelencia, que es su cercano satélite humano, sí se puede alcanzar en base a mucho esfuerzo y la mejora constante de lo que hacemos. Dicen que “lo perfecto es enemigo de lo bueno”; sin embargo, lo excelente es mucho mejor que lo meramente bueno. Quien no distingue entre la excelencia y la perfección, termina conformándose con lo que apenas es bueno hoy, y mañana promedio, creyendo que la excelencia es vedada a los humanos. No hay nada de soberbio en la búsqueda de la excelencia.

La excelencia, que definimos como la máxima calidad sostenible, es un objetivo en constante movimiento que debemos perseguir con pasión y dedicación. Sabemos que con cada día que pasa las expectativas y exigencias de nuestro entorno son mayores. Lo que es bueno hoy será lo promedio de mañana, y por eso debemos seguir persiguiendo niveles superiores de calidad, navegando siempre hacia la excelencia. Hacer más de lo mismo sin reflexionar sobre lo que hacemos, es arriesgarse a caer en la rutina de la mediocridad. No aspiramos a inventar la rueda todos los días, pero podemos innovar incrementalmente para mantenernos a la vanguardia en lo que hacemos. Hoy más que nunca el dicho de que “camarón que se duerme, se lo lleva la corriente” aplica como anillo al dedo a la necesidad de la búsqueda constante de la excelencia en nuestras vidas.

No existe una fórmula simple para  alcanzar la excelencia, pero sí tenemos unos principios básicos para no desviarnos de la ruta trazada y perder el rumbo. En primer lugar es imprescindible tener y mantener altas expectativas de lo que podemos lograr en el tiempo. Conformarse con una meta fácilmente alcanzable sin mucho esfuerzo es una condena segura a la mediocridad, que es la antítesis de la excelencia. El conformismo es enemigo mortal de la búsqueda de la excelencia. Las expectativas deben mantenerse suficientemente altas para requerir de nuestro máximo esfuerzo. Sin embargo, las exigencias de superación también deben templarse con paciencia y comprensión, pues no todos tenemos la misma velocidad de desplazamiento ni igual autonomía. El justo medio es la alta expectativa que nos estimula a mantener el gran esfuerzo requerido para producir la máxima calidad sostenible en todo lo que emprendemos.

Ser exigentes con nosotros mismos es una condición primordial para conquistar la excelencia, y por tanto debe ser un objetivo de la buena formación en el hogar, en la escuela y en el trabajo. La tarea más importante que tenemos como sociedad es formar jóvenes que sean muy exigentes, y dotarlos de las herramientas intelectuales y emocionales apropiadas para llenar las altas expectativas y seguir creciendo durante toda la vida en la constante persecución de la excelencia.

Forjar altas expectativas es un trabajo de equipo. Los padres, tutores, maestros, entrenadores, supervisores-  líderes todos-  tenemos que jugar un papel determinante, no solo en establecer ambiciosas metas, sino también en motivar y apoyar para que se puedan cumplir. Tenemos que ser muy exigentes, motivando a cada integrante del equipo a dar su máximo esfuerzo, al mismo tiempo que facilitamos las condiciones necesarias para el cumplimiento de las altas expectativas. Es lo que hoy se llama “empoderar” a las personas, y es lo que siempre han hecho los buenos padres y madres con sus vástagos, para que ellos a su vez lo hagan con los suyos. Y los maestros con sus discípulos, y los entrenadores…

Nunca seremos perfectos, pero jamás debemos conformarnos con ser menos que excelentes. ¡Sigamos navegando hacia la excelencia en equipo!

*Reflexiones en torno a la búsqueda de la excelencia en ocasión de la primera premiación a la excelencia académica para los hijos de los colaboradores del grupo de empresas Marítima Dominicana y Caribetrans, “Navegando hacia la excelencia”. Fueron premiados 4 estudiantes de primaria con promedio de 100 y 3 de bachillerato con promedio de más de 96.

encuesta

¿Habrá una tercera opción de candidatura en el PLD que deje fuera a Danilo y a Leonel?

Cargando ... Cargando ...

Participa en el debate

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.

© 2011 - 2019 Editora Acento SAS. Todos los derechos reservados.
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Se un periodista ciudadano - Comparte las incidencias de tu comunidad.