La angustia de Virtudes

Si diéramos un corte a la larga historia de lo que culturalmente poco a poco hemos dejado de ser, a Virtudes Uribe, una vida dedicada a sostener apasionadamente en La Trinitaria el libro dominicano como misión cultural, más que comercial, habrá que dedicarle un capítulo aparte, incluyendo su angustia, común a muchos, que expresa desde la tertulia sabatina en mecedoras que sostiene desde hace muchos años con gente variopinta, hasta todo el que se asoma cualquier día a aquel pequeño espacio de la Arzobispo Nouel: «¡En este país muy pocos leen libros!». (¿Quién mejor que ella para decirlo en medio de la semibarbarie?)    

encuesta

¿Ha leído usted la ordenanza del Ministerio de Educación para la equidad de género?

Cargando ... Cargando ...

Participa en el debate

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.

© 2011 - 2019 Editora Acento SAS. Todos los derechos reservados.
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Se un periodista ciudadano - Comparte las incidencias de tu comunidad.