Volvamos a Grecia antigua

Ante tantas iglesias y sectas enemigas de tantas humanas cosas, cualquiera revive el politeísmo griego, que era democrático, igualitario, justo y hasta divertido, con dioses para cada cosa (y sobre todo diosas, buenísimas todas, perseguidas por los faunos más querendones). Tenían dioses para el amor y la guerra, para locos y cuerdos, para la vida y la muerte y hasta para los borrachos, y le daban a cada quien según lo que quisiera, y de cada quien según lo que pudiera (y Zeus ahí, ejerciendo su máximo liderazgo, siempre en base a los reglamentos del Olimpo).

En fin, para cada quien su casa era, al mismo tiempo, su templo.

encuesta

¿Ha leído usted la ordenanza del Ministerio de Educación para la equidad de género?

Cargando ... Cargando ...

Participa en el debate

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.

© 2011 - 2019 Editora Acento SAS. Todos los derechos reservados.
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Se un periodista ciudadano - Comparte las incidencias de tu comunidad.