Inevitable envidia

Los centros de votación, en valles, montañas y costas, se abrieron de seis a seis. Los ciudadanos hicieron sus filas sin grandes alborotos, sin nadie comprando votos ni ofreciendo picapollos, sin ningún carajo haciendo publicidad entre los votantes. Todo transcurrió en un ambiente verdaderamente festivo y con la participación igualitaria de los partidos contendientes.

Luego se contaron los votos, uno por uno, y hasta se revisaron los nulos y observados. En cosa de  horas se supo oficialmente quién había ganado, y colorín colorado. (¡Qué envidia con Perú!… ¡Qué país tan atrasado es la República Dominicana!).

encuesta

¿Se dividirá el PRM ante propuesta de reforma constitucional para la reelección de Danilo Medina?

Cargando ... Cargando ...

Participa en el debate

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.

© 2011 - 2019 Editora Acento SAS. Todos los derechos reservados.
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Se un periodista ciudadano - Comparte las incidencias de tu comunidad.