Una amenaza más inminente que Donald Trump

¿Se cierne sobre nosotros una amenaza  más aterradora que el espectro del omnipresente Trump imponiendo su visión deslenguada de potencia imperial para dominar el mundo en provecho propio y por cualquier medio?

A continuación la respuesta del astrofísico, cosmólogo y sabio, Stephen Hawkins*:

No es ésta una amenaza nueva, pues hace dos siglos que el polímata romántico Alexander von Humboldt observó los tempranos amagos del cambio climático a lo largo y ancho de sus arriesgadas andanzas científicas desde el Amazonas hasta Siberia, denunciando con la elocuencia de la precisión alemana prácticas de explotación comercial abusiva.  Con la fuerza de sus ideas engendró una selecta prole de herederos intelectuales que siguen combatiendo el perturbador fenómeno con sentido de creciente urgencia. En lugar de disiparse el peligro, el devorador apetito de consumo instantáneo con cargo a futuras generaciones- fomentado y celebrado como una fuerza civilizadora por muchos desalmados- nos acerca cada día más al fatal desenlace que nos aguarda, si no aceleramos el cambio de rumbo.

Hace unos dos siglos que el ingeniero metalúrgico, destacado naturalista y autor de Cosmos ya advertía sobre el impacto de la explotación inmisericorde del planeta por homo sapiens. Poco menos de 150 años hace que su compatriota naturalista, Ernst Haeckel, unió las voces griegas oikos (casa) y logos (ciencia) para crear el vocablo ecología, refiriéndose a la entonces incipiente ciencia que estudia las interrelaciones de los seres vivos entre sí y con su hábitat. Desde entonces hemos recorrido mucho camino, y gigantes estadounidenses de la talla de Georges Perkins Marsh y John Muir se han apoyado sobre los hombros de los pioneros alemanes impulsando el movimiento ecologista y conservacionista en América, convencidos del necesario equilibrio de todo ecosistema para la salud y el bienestar (sostenibilidad) del planeta. Sus escritos, y sobre todo el modelo y sistema de parques nacionales en EEUU- gloria de esa nación y patrimonio de todos- atestiguan con elocuencia el impacto de sus esfuerzos por fomentar el equilibrio de las fuerzas que interactúan en el planeta. Sin esos espacios de vida silvestre, Estados Unidos fuese mucho menos grandioso de lo que es hoy, y la biosfera indigente. No solo de armas y oro vive el ser humano.

Ignorando esa gloriosa tradición de eminentes ecologistas estadounidenses (no mencionamos los alemanes porque para él no son de fiar) que han trabajado por conservar sus recursos naturales y mantener en equilibrio el ecosistema terráqueo, el comediante en su carrera por la nominación presidencial insiste en que el fenómeno observable del calentamiento global es solo una estafa como la que él  mismo perpetró con su “universidad” Trump. O sea, que la alarma sobre el cambio climático es un esquema de doscientos años perpetrado por la crema y nata de los científicos, confabulados en una asociación de malhechores para hacerse ricos. La nación norteamericana no tiene por qué preocuparse (y el resto del mundo que se joda), es su discurso. 

Sin embargo, para proteger sus propios intereses (por si acaso), una empresa de Trump solicita permisos para construir un dique de protección en un campo de golf costero que ha comprado en Irlanda, porque empieza a sentir los embates del mar que parece quiere cobrarle por adelantado sus payasadas jugando con el medio ambiente. En la solicitud se menciona entre los motivos para edificar la muralla (siempre erigiendo muros para defender sus intereses en lugar de sembrar para el futuro colectivo), la amenaza del efecto invernadero.**

Trump sabe mucho más que todos los científicos juntos- perdón, más que todo el mundo- y precisamente en eso estriba su peligrosidad: es un demagogo que apela al denominador común más bajo. Por otro lado, ha demostrado que cambia de opinión de acuerdo a cómo soplan los vientos. ¿A quién creemos, al demagogo o a los científicos? ¿Creemos al Trump político que niega el cambio climático, o en el Trump negociante dispuesto a invertir para proteger su propiedad de los efectos del cambio climático?

En definitiva, un peligro más certero y perturbador que el ascenso de Trump a la presidencia de Estados Unidos es el galopante calentamiento global, cuyos efectos podrían convertir nuestro clima a uno parecido al de Venus, con una temperatura ambiental de unos 250 grados centígrado. Sin embargo, algunos piensan que esa eventualidad aún está muy lejos porque no encabeza los titulares de prensa todos los días; otros sospechan que está a la vuelta de la esquina, pero no les concierne porque lo que quieren es gratificación instantánea y no están dispuestos a hacer sacrificios para proteger el futuro de sus descendientes. ¡Fiesta, que el infierno lo vivirán otros!

Como extranjeros no podemos incidir significativamente en combatir la perturbadora amenaza del eventual ascenso  de Trump a la presidencia. Entonces hagamos todo lo posible por poner nuestro granito de arena para contener el proceso de degradación de nuestro entorno y revertir la gradual destrucción del equilibrio ecológico, tan necesario para la sostenibilidad y continuada evolución de la vida en el planeta.  Consumir responsablemente,  sembrar  y proteger árboles y plantas, y reciclar para evitar la contaminación y al mismo tiempo  conservar valiosos recursos, son tres de las acciones al alcance de prácticamente todos los que compartimos esta casa que llamamos Tierra. Y sobre todo no prestar atención a los demagogos que predican que podemos abusar del medio ambiente, sin riesgo de destrucción de la vida en el planeta.

*Pregunta y respuesta ampliadas y transfiguradas por el responsable de esta columna (en ocasión de celebrarse el  “Día Mundial del Medio Ambiente”), basadas en las palabras sugerentes del apreciado científico y sabio británico. Por demás está decir que el Dr. Hawking no tiene ninguna responsabilidad por errores en este texto. El lector puede apreciar las palabras originales atribuidas por la prensa al sabio británico en los siguientes enlaces:

http://www.metrord.do/noticias/donald-trump-es-incomprensible-para-el-fisico-stephen-hawking/WYEpeE—6ase4hDMXgzitWaeytocnQ/   

http://thinkprogress.org/climate/2016/05/31/3783216/stephen-hawking-donald-trump-climate-change/

**Ver http://www.politico.com/story/2016/05/donald-trump-climate-change-golf-course-223436

Y de ñapa, en el enlace que sigue, más sobre el pensamiento actual (y el sentido de humor y optimismo) del genial Stephen Hawkins en  la entrevista: “La raza humana tendrá que salir de la Tierra si quiere sobrevivir” http://elpais.com/elpais/2015/09/24/ciencia/1443106788_324837.html

encuesta

¿Cree usted que el mensaje de Margarita Cedeño conducirá a la unidad de Danilo Medina y Leonel Fernández?

Cargando ... Cargando ...

Participa en el debate

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.

© 2011 - 2019 Editora Acento SAS. Todos los derechos reservados.
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Se un periodista ciudadano - Comparte las incidencias de tu comunidad.