El “mall” democrático

Allí no faltan luz, agua, seguridad, redes sanitarias y recogida de basura. Allí habitan pacíficamente todas las clases, igualadas en sus derechos: derecho a elegir con libre albedrío lo que demande su necesidad; derecho a toda expresión civilizada; derecho a transitar libremente por sus alucinantes vías iluminadas y derecho a todos los bienes (siempre y cuando…). Lo mejor de esa sociedad igualitaria es que no hay presidente, diputados, senadores, síndicos ni regidores, ni mucho menos nadie que se llame Roberto Rosario. Es el espacio al que todos debiéramos mudarnos: el “mall” de su preferencia, la democracia perfecta.

encuesta

¿Cree usted que la Suprema Corte de Justicia está dirigiendo de manera correcta el juicio del caso Odebrecht?

Cargando ... Cargando ...

Participa en el debate

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.

© 2011 - 2019 Editora Acento SAS. Todos los derechos reservados.
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Se un periodista ciudadano - Comparte las incidencias de tu comunidad.