El legado de la tiranía ( 3 de 3)

Fueron muchas las causas de la caída de Trujillo: la degeneración del régimen, la degradación moral del tirano y el hastío que el estancamiento social y la férrea represión fomentaron en la sociedad. Sin embargo, se pueden apuntar dos hechos sobresalientes. Primero el intento de asesinato del presidente Betancourt, de Venezuela, en junio de 1960, que provocó el aislamiento total del régimen, y el todavía más grotesco asesinato de las hermanas Mirabal, a finales de noviembre de ese mismo año.

Este último  acontecimiento rompió los débiles lazos que todavía unían a Trujillo con importantes sectores de la sociedad dominicana. Naturalmente, estos dos hechos fueron secuela de las expediciones de junio de 1959, que marcaron el principio del fin de la etapa de sombras que oscureció a la nación por más de treinta años.

Glorificar a Trujillo es  una osadía y una imperdonable justificación de la tiranía. Es cierto que los gobiernos después de su muerte no han llenado las expectativas nacionales. Y que aún no existe en el país un estado de derecho propio de una democracia. Pero ese y otros vacíos de nuestra vida institucional no son más que el legado que la misma tiranía de Trujillo nos dejara. Nuestro pobre concepto de la justicia, las arcaicas estructuras del sistema educativo, por más que los maestros de entonces fueran mejores que los de ahora, y todas aquellas otras fallas del quehacer democrático nacional son fruto de aquella era. Incluso, el desorden generalizado que se observa en muchas facetas de la vida nacional, es resultado de un miedo oculto al orden regimentado que Trujillo impuso.

Creer que puedan defenderse valores reivindicables en una tiranía como aquella, es una ofensa a la conciencia de los hombres y mujeres libres de esta o cualquier otra nación. El único momento realmente grande de esa época fue la noche en que lo mataron.

encuesta

¿Considera usted que la aceptación de la candidatura de Leonel Fernández perjudicará al PLD?

Cargando ... Cargando ...

Participa en el debate

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.

© 2011 - 2019 Editora Acento SAS. Todos los derechos reservados.
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Se un periodista ciudadano - Comparte las incidencias de tu comunidad.