Big Papi, más que Cooperstown

«Espero que te encuentres bien. Recuerda que te queremos. Debes mantenerte optimista. Debes mantener la fe. Sigue mejorando, amigo, y voy a pegar un jonrón a tu nombre. Recuérdalo. Para ti». Poco después de enviarle ese mensaje a Maverick Shcutte, niño de Wyoming de cinco años de edad, postrado por un mal cardíaco congénito, David Ortíz le acechó un lanzamiento a Dellin Betances, lanzador de los Yanquis…y le regaló a Maverick el momento más feliz de su vida. (Dígase en las crónicas del futuro que, así, el Big Papi conquistó el corazón de toda la humanidad, algo más importante que el Salón de la Fama de Cooperstown).

encuesta

¿Cree usted que los jueces de la Suprema Corte debieron de inhibirse en caso Odebrecht ante cuestionamientos de la defensa?

Cargando ... Cargando ...

Participa en el debate

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.

© 2011 - 2019 Editora Acento SAS. Todos los derechos reservados.
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Se un periodista ciudadano - Comparte las incidencias de tu comunidad.