Doña Mery y su obra de amor

Sinceramente dudo que desde que Colón plantara su espada en esta tierra, hasta estos mordientes tiempos, hayamos tenido más de una Mery Pérez de Marranzini, quien ha dedicado toda su vida a hacer valer una exigencia de conciencia que ha trascendido a miles: ayudar al desvalido físico, restituirle su dignidad, hacerlo útil a su familia y a la sociedad y, así, a celebrar la vida. Ayer la vi, como el primer guandul, en su rutina de más de 50 años al frente del Instituto Nacional de Rehabilitación, y me sentí feliz de darle nuevamente un beso en su mejilla y recibir su suave sonrisa, con la que ha asumido cada día de su magna obra humanista.

encuesta

¿Ha leído usted la ordenanza del Ministerio de Educación para la equidad de género?

Cargando ... Cargando ...

Participa en el debate

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.

© 2011 - 2019 Editora Acento SAS. Todos los derechos reservados.
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Se un periodista ciudadano - Comparte las incidencias de tu comunidad.