Filosofía de un corrupto

Este hombre ha sostenido aspiraciones de grandeza ilimitada: «Bussines are bussines», su santo y seña; «mío», su única noción del verbo tener; dorado, el color principal de su arcoíris. Y, así, asumió la misión de acumular. ¿Métodos?: Los que sean. ¿Objetivos?: Superar a los viejos maestros, con los que hoy tiene diferencias meramente circunstanciales. ¿Principios? Da lo mismo tenerlos o  no (no son determinantes). Y ante todo ataque responde con todo desparpajo: «Mañana estaré entre los próceres del progreso y nadie dirá nada. Porque en los países alguien tiene que hacer los capitales».

encuesta

¿Cree Usted justa la sentencia de caso Odebrecht?

Cargando ... Cargando ...

Participa en el debate

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.

© 2011 - 2019 Editora Acento SAS. Todos los derechos reservados.
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Se un periodista ciudadano - Comparte las incidencias de tu comunidad.