El derecho a la vida

En la  todavía encendida discusión sobre el famoso artículo de la Constitución, con el cual se penaliza toda interrupción del embarazo, que inevitablemente se extenderá por mucho tiempo, se han escondido muchas hipocresías. Tras los alegatos a favor del derecho a la vida desde la concepción misma, se ocultan viejas historias de abortos y paternidad irresponsable, dondequiera que la discusión haya surgido. Alrededor de este punto surge una grande exhibición de pasiones y prejuicios, demostrando de hecho el relevante papel de la Iglesia Católica en la discusión de los temas fundamentales, en paradójica muestra de incongruencia en el debate de un texto que pretende ser expresión legítima de laicismo.

En su momento, el tema del aborto desvió la atención del país de otros asuntos no menos importantes, algunos de los cuales se refieren a los derechos ciudadanos, individuales y colectivos o difusos, que siguen generando duras controversias. Algunos de los más entusiastas defensores  públicos del “derecho a la vida desde la concepción misma”, no lo respetaron en su momento. Se trata de una verdad muy conocida, imposible de ocultar y muy presente en  la chismografía parlamentaria, aquí como en otras partes.

El derecho a la vida “desde la concepción misma” implica  paternidad responsable, es decir el derecho elemental de los hijos a ser amados y protegidos por sus padres. Algunos de sus ardientes defensores en todas partes del mundo, arrastran consigo complejas historias públicas de infidelidad, desconociendo paternidades fuera del matrimonio,  sacramento al que debían estar fiel y obedientemente obligados por compromisos con la fe. Las discusiones a nivel mundial han creado escenarios de exhibición de la más auténtica hipocresía que jamás  se haya conocido, dado que al final queda al descubierto que la mayoría de ellos ha usado alguna vez preservativos.

encuesta

¿Apoyaría usted una alianza de Luis Abinader y Leonel Fernández contra el PLD?

Cargando ... Cargando ...

Participa en el debate

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.

© 2011 - 2019 Editora Acento SAS. Todos los derechos reservados.
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Se un periodista ciudadano - Comparte las incidencias de tu comunidad.