El paro en los hospitales

En el apasionado debate alrededor de la más reciente paralización de los servicios hospitalarios públicos, se ha pretendido hacer creer que todas las críticas a la decisión del Colegio Médico responden a un rechazo a su derecho a plantear reivindicaciones salariales y de otro género. Si se las observaran con objetividad, podría  verse fácilmente la sana intención de muchas de ellas, pues en la realidad actual, la suspensión de esa asistencia médica  constituye una clara negación del acceso de los grupos más vulnerables a un servicio, de por sí precario, consagrado como un derecho en la Constitución y las leyes dominicanas.

Uno de los argumentos más socorridos a favor del paro se fundamenta en lo que el gremio califica de “deprimente” situación de los hospitales del Estado y la supuesta indiferencia de las autoridades ante esa realidad, que hacen muy deficientes los servicios a los enfermos que allí acuden. Es precisamente ese alegato lo que cuestiona la huelga, porque la ausencia de los médicos y su negativa de prestar los servicios por los que se les pagan, los hace mucho más precarios. La realidad es que el paro en los hospitales públicos no ayuda la causa de los médicos y le resta respaldo a sus justos planteamientos salariales y de condiciones de trabajo, pues con esa actitud golpean a terceros, a grupos  ajenos a su conflicto con las autoridades.

El gremio ha advertido sobre su decisión de endurecer sus protestas, para alargar las paralizaciones y añadir otras modalidades de lucha. Tal actitud ganará sin duda muchos titulares en los medios y endoso político en esta fase electoral. Pero en el fondo cuestionaráseriamente la actitud del colegio y resaltará la insensibilidad de una acción que en la práctica sólo afecta a los sectores más pobres del país, existiendo, como existen, otras modalidades de protestas más próximas a la dignidad del ejercicio de la medicina.

encuesta

¿Cree usted que solo el 10% de los peledeistas apoye a Leonel Fernández, como se afirma en el PLD?

Cargando ... Cargando ...

Participa en el debate

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.

© 2011 - 2019 Editora Acento SAS. Todos los derechos reservados.
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Se un periodista ciudadano - Comparte las incidencias de tu comunidad.