El necesario pacto social

Asombra escuchar que nuestros problemas reales sean sólo de carácter económico, por mucho que nos agobien. Los verdaderos son mucho más amplios y acuciantes. La realidad los muestra cada día, y es imposible ocultarlos y peligroso tratar de ignorarlo para rehuir las responsabilidades que nos competen.

La crisis real es la que se da en los barrios marginados, a ratos más extensos y populosos, donde la promiscuidad ronda por doquier, los vicios corrompen a las juventudes y estrechan el futuro de grandes comunidades de gente sin futuro y con escasas posibilidades de salir del mundo de miseria y desesperanza en que habitan. La otra cara de esa crisis es de carácter esencialmente moral y ética, en cuyo terreno crecen y se reproducen los peores hábitos administrativos y en donde la oportunidad de enriquecimiento ilícito viene con la designación de gente que sólo tiene un propósito personal, con las muchas excepciones conocidas.

Las distintas realidades que coexisten, todavía pacífica y ordenadamente, en la sociedad dominicana, constituyen una amenaza latente a la supervivencia de la relativa paz y tranquilidad laboral que hemos vivido en las últimas décadas. Pero es claro que tal equilibrio es muy precario y a menos que impactemos positivamente las oportunidades de esa inmensa capa de población, una considerable parte de la cual subsiste en condiciones de pobreza extrema, el péndulo girará en el sentido contrario a como lo ha hecho hasta ahora. Los niveles de crecimiento alcanzados por la economía en los últimos cincuenta años han ido acompañados de un fenómeno cada vez más pronunciado de concentración de recursos y eso ha hecho paradójicamente al país más pobre de lo que sugiere el innegable progreso material bajo la cual se oculta nuestra penosa realidad social.

La situación demanda de una  urgente concertación que implique un pacto social de largo alcance.

encuesta

¿Considera usted que la aceptación de la candidatura de Leonel Fernández perjudicará al PLD?

Cargando ... Cargando ...

Participa en el debate

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.

© 2011 - 2019 Editora Acento SAS. Todos los derechos reservados.
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Se un periodista ciudadano - Comparte las incidencias de tu comunidad.