La redención sionista (2 de 4)

Las masivas migraciones de judíos de finales del siglo IXX y comienzos del  siguiente a la tierra de Palestina, de donde fueron obligados a salir sus antepasados dos mil años antes, implantaron allí el ideal de una liberación del pueblo hebreo por medio de la superación material, la igualdad económica y el respeto mutuo. Hicieron realidad lo que parecía una ficción: el retorno a la “tierra prometida”. Como movimiento nacional de liberación, el Sionismo, ideal que esa generación representaba, no podía, sin embargo, hacer milagros.

El desarrollo, el tiempo y el antagonismo de sus vecinos han planteado cúmulos de problemas inherentes a su propia evolución y lógicamente a las posiciones de sus adversarios. Es el resultado de lo que el  eminente pensador israelí doctor Herzl Fishman ha descrito como la “super-romantización” del empeño sionista, y su efecto entre quienes así lo han aceptado.

“…el desafío que afronta el Sionismo redencionista”, escribió Fischman,” es aún más agudo que el problema árabe. Tiene que ver con la naturaleza del carácter nacional de Israel. La tarea que confronta la cultura de la mayoría es cómo incorporar las grandes esperanzas desarrolladas en la dimensión del tiempo, que recalcaban la fuerza interior de los ideales de redención, en un Judaísmo de espacio que marca el reingreso del pueblo judío como tal  en la abierta, prosaica órbita de la historia”.

Para enfatizar el elemento redentor contenido en el retorno a su tierra, el Judaísmo en Israel debe articular una filosofía a partir de ese objetivo nacional y del destino moral colectivo, cultivando una vida cívica cotidiana de muy alta calidad, todo dentro del marco de la soberanía política israelí. Según escribió Fischman hace años este ha sido realmente el verdadero propósito del Sionismo, “con el Estado sirviendo solamente como un medio indispensable para este fin, y no como un fin en sí mismo”.

encuesta

¿Apoya usted la auditoría a equipos de JCE que usarán en las elecciones?

Cargando ... Cargando ...

Participa en el debate

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.

© 2011 - 2019 Editora Acento SAS. Todos los derechos reservados.
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Se un periodista ciudadano - Comparte las incidencias de tu comunidad.