Que hable Awilda

No la conozco. Ignoro, por tanto, sus méritos para llegar tan joven a presidir una sala penal nada menos que donde radican todos los poderes, con sus más ominosas influencias e irrecusables presiones. Pero si Awilda Reyes Beltré pecó de ingenua, casta y pura al asumir ese premio tan prematuro en su carrera, que se prepare a pagar las consecuencias. Lo único que la salvaría ante la historia, en el juicio oral, contradictorio y sobre todo público que le toca, sería denunciar con nombres, pelos y señales, a todos los responsables de este asqueroso capítulo judicial de la degradación de este país.

encuesta

¿Cree usted en las encuestas que se están publicando en estos momentos sobre preferencias electorales?

Cargando ... Cargando ...

Participa en el debate

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.

© 2011 - 2019 Editora Acento SAS. Todos los derechos reservados.
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Se un periodista ciudadano - Comparte las incidencias de tu comunidad.