¡Pobre Franklin!

Se levantó temprano. Hizo sus acostumbradas abluciones. Con el primer café contempló la mañana luminosa. Buscó las noticias políticas y de la UASD (pues su mando supremo soñaba ocupar). Reflexionó sobre las más frescas vivencias en los entretelones de “el Partido” (cuyo nombre reverenciaba con inmensa pasión). Se vistió sin saco ni corbata y salió a buscar urgentemente un micrófono para pronunciar la frase con la que hoy, cuarenta años después, no sabe qué hacer: “El país se divide en dos clases de personas: los peledeístas y los corruptos”. (No podía imaginar que esa frase sería un estigma que lo condenaría a una gris posteridad).

encuesta

¿Considera usted que se jusfifican las críticas del abogado de Octavio Dotel al Procurador Jean Alain Rodríguez?

Cargando ... Cargando ...

Participa en el debate

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.

© 2011 - 2019 Editora Acento SAS. Todos los derechos reservados.
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Se un periodista ciudadano - Comparte las incidencias de tu comunidad.