Francia sangra, el mundo sangra

Francia está de luto  y está sangrando.  De nuevo la guerra  ha golpeado París y sus afueras. Una guerra que  busca infundir el terror y que mata solo a civiles. Una guerra santa y bárbara que reivindica el Califato medieval pero que usa las armas más  caras y perfeccionadas del mercado,  las redes sociales  y  las técnicas de lavado de cerebros  más sofisticadas. Así reclutan a jóvenes  frágiles y ex delincuentes, producto de la inmigración o franceses  de pura cepa, que tienen cuentas pendientes con el sistema  y la sociedad de consumo,  en busca de causas, presas fáciles de manipular y de llevar al  sacrificio supremo. 

Francia está de luto y  el mundo está de luto porque el mundo sangra por todas partes: hoy Francia,  ayer Líbano, la semana pasada las víctimas del vuelo ruso derribado  en Egipto. El mundo sangra con las víctimas civiles sirias, yemeníes e iraquíes,  con los millones de personas desplazadas  y muertas en el mar  a causa de la locura de los hombres.  Nadie está a salvo: hoy París, mañana Nueva York o Madrid.

Sin embargo, no es casual que el Estado Islámico tenga a Francia en su punto de mira. No es – como me dijo esta mañana una señora compadeciéndose con lo sucedido en  París – porque hemos sido demasiado complacientes  con los migrantes.  Es porque Francia, por su historia, tiene la mayor población musulmana de Europa, musulmanes que son nuestros compatriotas.

Una mayoría ha tenido la integración como meta y muchos la han logrado. Otros están frustrados y se sienten relegados dentro de una sociedad “injusta” que los ha excluido. Unos se han adaptado al conjunto de valores de la sociedad  francesa y a su especificad laica que reconoce la igualdad de la mujer en todos los ámbitos; otros no se reconocen en nuestra sociedad, se vuelven muchas veces anti sociales y caen en la delincuencia. En cuanto a los musulmanes radicales, estos  no  aceptan   los valores de la Francia laica y republicana  que son opuestos a la ideología del extremismo islámico y de un estado basado en la ley religiosa.   

Dentro de una población de millones de personas es más fácil  tener varios niveles de simpatizantes, especies de nebulosas que las fuerzas de seguridad tienen dificultades en detectar.

Los blancos de los ataques no son casuales y tienen fuertes connotaciones simbólicas, al igual que en el atentado a Charlie Hebdo de enero pasado.  Han sido dirigidos a vecindarios populares, muy concurridos por la juventud, que tienen un sabor de autenticidad y de mezcla social y étnica.  Son sectores donde la gente es más proclive a ser tolerante y liberal.  Han atacado el corazón de un París progresista  y  también el Estadio de Francia que vio el equipo   multiétnico “Black, Blanc, Beur” ganar la copa del mundo de futbol en 1998.

Conocedores de las fracturas  sociales e identidarias de la sociedad francesa, los estrategas del Estado Islámico  han preparado, organizado y ejecutado estos viles ataques  a pocas semana de la conferencia sobre el clima (COP 21) que tendrá lugar en diciembre cerca de Paris y de las elecciones regionales.  Al exacerbar la intolerancia y el racismo  podrían lograr lo nunca visto, la victoria del Frente Nacional de Marine Le Pen en varias regiones.

Frente a estos planes maquiavélicos, Francia no se dejará amedrentar por el miedo y el caos. Usará  todo el arsenal de medidas a su alcance para  generar una respuesta firme y ejemplar frente a las diversas fuentes de terrorismo.  Francia, por su larga tradición republicana, no  cederá a las provocaciones del odio como apuesta el enemigo.  París seguirá viviendo, vibrando, luchando, siendo ella misma una ciudad mágica donde parisinos  y visitantes  seguirán disfrutando de las bondades de la vida.

encuesta

¿Cree usted que el mensaje de Margarita Cedeño conducirá a la unidad de Danilo Medina y Leonel Fernández?

Cargando ... Cargando ...

Participa en el debate

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.

© 2011 - 2019 Editora Acento SAS. Todos los derechos reservados.
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Se un periodista ciudadano - Comparte las incidencias de tu comunidad.