Pobreza y democracia

Con frecuencia me pregunto:¿En qué medida está el país en capacidad de superar su elevado nivel de pobreza y qué fórmulas, dentro de parámetros democráticos, tienen los partidos y sus líderes para plantear solución a problema tan acuciante? La realidad es que, con todo y cuanto se ha avanzado en materia de desarrollo político, la democracia resulta todavía insustancial a un número elevado de la población. Esto hace que la mayoría se sienta poco ligada a su porvenir y  menos entusiasmada con su supervivencia. Por eso, a pesar de los espejismos y la tendencia nacional al auto-engaño y la auto-sugestión, hay tan poca relativa militancia democrática  real en este país.

Para aquellas legiones de hombres y mujeres que por décadas han carecido de trabajo, de seguridades económicas y sociales y, por tanto, imposibilitados de enviar a sus hijos a escuelas seguras y decentes, lo que para ser justo ha comenzado a cambiar, la democracia es una palabra hueca, vacía, sin sentido. No nos engañemos creyendo que es incierto porque caeríamos en el error imperdonable de perpetuar una situación a la que podríamos en cambio dar remedio a mediano o largo plazos. Hemos avanzado política y económicamente, sin haber atacar con éxito la pobreza.

La tarea fundamental de los líderes que creen en la democracia como un sistema viable capaz de garantizar el bienestar de la sociedad, debería ser la de encarar con decisión y energía los infernales grados de pobreza que corroen sus cimientos. Porque además esos niveles de pobreza constituyen una afrenta y una verdadera tragedia que ofende y llena de vergüenza a la República. La pregunta  fundamental que la mayoría de nuestra dirigencia elude con carácter permanente es la siguiente: ¿Qué compromiso puede ligar a una persona con un sistema que no le protege socialmente?, y para la cual carece  por el momento, como es evidente, de respuesta alguna.

encuesta

¿Considera correcto que Leonel Fernández lidere protesta frente al Congreso contra la reforma constitucional?

Cargando ... Cargando ...

Participa en el debate

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.

© 2011 - 2019 Editora Acento SAS. Todos los derechos reservados.
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Se un periodista ciudadano - Comparte las incidencias de tu comunidad.