Ladrones ayer y hoy

Dicen los viejos que antes a un ladrón le decían así: ladrón; que la gente buena les sacaba el cuerpo; que comían y bebían solos; andaban solos; vivían solos y morían sin pena ni gloria. Dicen que era imposible compartir con el ladrón, por la honra de la familia, por preservar el buen nombre, por el legado moral y el ejemplo de vida para que no se fueran a desviar los niños. La diferencia entre este hoy y ese ayer es que entonces los ladrones se contaban con los dedos de una mano (y sobraban dedos), y se les trataba como enemigos de la sociedad. Pero hoy todos los saludan como “don”, “señor” y “usted”. (Y ellos simplemente sonríen).

 

encuesta

¿Cree Usted justa la sentencia de caso Odebrecht?

Cargando ... Cargando ...

Participa en el debate

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.

© 2011 - 2019 Editora Acento SAS. Todos los derechos reservados.
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Se un periodista ciudadano - Comparte las incidencias de tu comunidad.