De cosas absurdas

A comienzos del 2009, la Junta Electoral intentó lo que  no hicieron ni las peores dictaduras: limitar el derecho de los padres a ponerles los nombres a sus hijos. La de Trujillo figura entre las más crueles, horrendas y corruptas en la historia continental. El “jefe” limitó el derecho de tránsito, prohibió la libertad sindical y política, encerró, exilió y asesinó a sus opositores, pero nunca se le ocurrió, ni en sus días finales de delirio, impedirle a los padres elegir los nombres de sus vástagos.

Como si no tuviera otra cosa por hacer, la Junta elaboró ese año un proyecto para regular esa potestad de padres y madres, y asignársela a las oficialías civiles. La infeliz iniciativa carecía de toda lógica, pues sería una suprema estupidez darle facultad a un oficial civil para decidir qué nombre deben llevar los hijos de otros. Se alegó entonces que la idea era evitar que se les den nombres de pila a los niños usados también como apellidos, o los que se entendían vulgares o fonéticamente extraños. Pero el derecho de los padres sobre los nombres de sus hijos es innegociable y no puede ser usurpado por el Estado o por un burócrata. Mi nombre de pila, por ejemplo, es también un apellido de una vasta y conocida familia de ascendencia árabe y algunos llevan los dos. Si esta resolución se hubiera aprobado hubiéramos sido víctimas de uno de los casos de arbitrariedad más estúpidos e inútiles y resultaba inconcebible que la JCE,  enfrentada a enormes atrasos y problemas de diversa naturaleza en la organización de las elecciones del año siguiente, ocupara su tiempo y recursos a banalidades de esa naturaleza.

A lo mejor en la junta se creía que los nombres de frutas de algunos de ellos sonaban mejor que Eteniño, Trifulco, Anacleto, Remolino, Simplicio y Cédulo Patulio. Supe de un señor llamado José Guasinpa a quien le autorizaron el cambio y ahora se llama Ramón Guasinpa. Al día siguiente escribí: ¿ Y qué le importa a la junta?

encuesta

¿Considera correcto que Leonel Fernández lidere protesta frente al Congreso contra la reforma constitucional?

Cargando ... Cargando ...

Participa en el debate

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.

© 2011 - 2019 Editora Acento SAS. Todos los derechos reservados.
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Se un periodista ciudadano - Comparte las incidencias de tu comunidad.