Cuando muere un artista…

En verdad, con la muerte de un gran artista, como Ramón Oviedo, todos morimos un poco. Porque muere un inventor de vida. Porque muere un hacedor de luz. Porque muere un artífice de cantos en colores. Porque muere un creador de mundos. Porque muere un inventor de soles, lunas y amaneceres. Porque muere un oficiante de sueños. Porque muere un testimoniante de nuestras eras y pasiones. Porque muere un maestro de generaciones. Porque muere un héroe de nuestra identidad. Y por todo eso uno se siente triste porque parte hacia el silencio un ser radicalmente humano, aunque con su obra alcance la inmortalidad.

encuesta

¿Cree usted que legisladores de oposición y leonelistas aprobarían reforma de la Constitución para la reelección de Danilo Medina?

Cargando ... Cargando ...

Participa en el debate

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.

© 2011 - 2019 Editora Acento SAS. Todos los derechos reservados.
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Se un periodista ciudadano - Comparte las incidencias de tu comunidad.