Los tiempos de la Justicia (prolepsis)

Es evidente que desde que Lawrence F. Ruggiero- el eminente abogado penalista y defensor contratado por “El Don”- conoce por un lado los detalles de las pruebas contra Quirino en manos de la fiscalía; y por otro, el tesoro de informaciones y testimonios que su cliente guardaba, la única estrategia lógica era una negociación inteligente para evitar la probable pena máxima de cadena perpetua para su cliente en caso de no colaborar con las autoridades. Y entonces se inicia un proceso de negociación que dura prácticamente una década entera, y que produce resultados aún desconocidos por el público, salvo la sorpresiva recuperación de la libertad de Quirino después de servir nueve años de detención preventiva. Parte importante del acuerdo logrado es mantener en absoluto secreto el testimonio y las pruebas aportadas por su cliente. Así de misteriosos y parsimoniosos son los tiempos de la Justicia.

Precisamente por las decenas de archivos sellados por la Corte, aún no sabemos a ciencia cierta cuantos de los veinte co-acusados de Quirino en el expediente No. 1:04-cr-01353 denominado USA v. Castillo et al, iniciado en fecha 21 de diciembre de 2004 en la Corte del Distrito Sur de Nueva York, fueron imputados y condenados primordialmente en base a las confesiones de Quirino. Pues muchos- como el chofer Tirso Cuevas Nin y ex teniente coronel de la Policía, Lidio Arturo Nin Terrero, que fueron capturados in fraganti con el alijo de 1,387 kilos de cocaína- no requerían del testimonio de Quirino para ser condenados en el sistema judicial estadounidense. En el expediente citado hay colaboradores medios y peones de “El Don”, pero no figura ningún capo mayor. Ninguno de los veinte co- imputados en ese expediente califica como “peje gordo”, presa anhelada por la fiscalía federal y su evidente objetivo en la negociación con “El Don”. Precisamente así lo destacó en ocasión de la extradición de los imputados Cuevas Nin y Nin Terrero en noviembre 15, 2005, el entonces Procurador General Lic. Francisco Domínguez Brito:

…advirtió que serán sancionadas las personas que fruto de las investigaciones en los Estados Unidos salgan a relucir en el alijo de los 1,387 kilos de cocaína, sin importar que sean «políticos, militares, policías o personas de influencia». Precisó que el Ministerio Público respaldará las posiciones adoptadas por la justicia norteamericana en el proceso.

Domínguez Brito recalcó que el compromiso del país es cumplir con los acuerdos internacionales, y luchar para que todos los involucrados sean sancionados.

Asimismo, admitió que hasta el momento se desconoce la empresa de zona franca en Santiago, a donde sería llevado el cargamento de droga, así como de quien era el camión que la transportaba.

http://www.diariolibre.com/noticias/2005/11/15/i79679_envan-hoy-eeuu-nin-terrero-cuevas-nin.html

Saltamos adelante hasta el 10 de enero 2014 para enterarnos por el abogado defensor Ruggiero, en su “Memorando de condena” presentado a la Corte, que no es sino en 2008- tres años después de iniciado el proceso judicial en Manhattan- que Quirino finalmente se declara culpable y empieza a colaborar estrechamente con las autoridades en procura de reducir su pena:

En el memorando, originalmente de 48 páginas, de las cuales solo 16 son públicas (y con tachaduras), Ruggiero dice que Paulino se declaró culpable ante la corte el 7 de febrero de 2008 de los cinco cargos en su contra y consignó su involucramiento en conspiraciones de 1996 a 2004 en la importación y distribución de cocaína y el lavado de millones de dólares provenientes del narcotráfico. “Adicionalmente, Paulino accedió al decomiso, y entregó a los Estados Unidos la suma de US$14.5 millones, que representa el estimado que hizo el gobierno de los Estados Unidos del monto neto que Paulino recibió de sus actividades de tráfico de drogas”, dijo el abogadohttp://www.listindiario.com/iphone/article.aspx?id=310689

Hasta ese momento se desconocía cuándo “El Don” había confesado su culpabilidad y comenzado a cooperar con la fiscalía, manteniéndose estratégicamente sellada su confesión del 7 de febrero 2008. Una muestra de ese desconocimiento de la confesión de “El Don” es el artículo “Esperan sorpresas en juicio Quirino” en Diario Libre del 2 de septiembre 2008, cuando dice que:

Amplias expectativas y posibles sorpresas en relación a nombres sonoros de figuras relevantes de la política, la milicia y el área corporativa de la República Dominicana, matizan las horas que preceden la apertura del esperado juicio en Nueva York al ex capitán del Ejército Nacional Quirino Ernesto Paulino Castillo (El Don) y otros 14 implicados que, junto a él, decidieron enfrentar el estrado antes que declararse culpables. http://www.diariolibre.com/noticias/2008/09/02/i167767_esperan-sorpresas-juicio-quirino.html

Por las fechas de los acuerdos de los co-imputados se puede apreciar que la declaración de culpabilidad de Quirino pudo haber alentado la negociación de sus subalternos, pues con la sola excepción del comerciante Ramón Pérez Ferreras (acusado de lavado) que concluyó su negociación el 17 de julio del 2006, los demás imputados empiezan a capitular sucesivamente a mediados de 2008. Donde manda capitán no manda marinero.

Sin embargo, el proceso a Quirino se mantuvo abierto hasta 2014, cuando fue liberado por tiempo servido de nueve años, a pesar de que la pena mínima obligatoria es diez años, que fue lo solicitado por Ruggiero. Es de notar que a partir de enero 2009 y hasta el “Memorando de condena” en enero 2014 hay unos 35 documentos sellados que aún no están disponibles para el público. Y el expediente de Quirino y compartes aun registra actividad tan reciente como el 24 de marzo 2015, con tres documentos sellados en 2014, después que Quirino recuperó su libertad. En definitiva los tiempos de la Justicia en ocasiones son intrigantes. https://www.docketalarm.com/cases/New_York_Southern_District_Court/1–04-cr-01353/USA_v._Castillo_et_al/

En todo caso está clarísimo que si buscamos “pejes gordos” en definitiva no los encontraremos en el expediente Castillo et al, pues los veinte integrantes (exceptuando ”El Don”) son peccata minuta en el esquema del narcotráfico internacional. Quizás el único personaje importante cuyo encarcelamiento y extradición sin duda podemos afirmar fue en gran medida producto del testimonio y las pruebas aportadas por “El Don” en su colaboración con la fiscalía- por tener evidencias concretas en ese sentido- es el general retirado Francisco Antonio Hiraldo Guerrero, jefe de operaciones de la DNCD desde 2006 hasta agosto 2008.*

Los tiempos de la Justicia son particularmente intrigantes en el expediente No. 1:10-cr-00280, USA v.Hiraldo-Guerrero, presentado por la fiscalía el 30 de marzo de 2010 ante el magistrado John F. Keenan de la Corte del Distrito Sur de Nueva York. https://www.docketalarm.com/cases/New_York_Southern_District_Court/1–10-cr-00280/USA_v._Hiraldo-Guerrero/

Vimos que el proceso de extradición de “El Don” fue asunto de dos meses desde que fuera solicitada por la fiscalía federal ante el tribunal en Manhattan hasta su consumación. En Santo Domingo era entonces Procurador General de la República el Lic. Francisco Domínguez Brito. Sin embargo, la extradición de Hiraldo Guerrero fue un proceso tortuoso de poco más de tres años (30/03/2010 hasta 05/04/2013). El Lic. Francisco Domínguez Brito recién había asumido de nuevo la Procuraduría General de la República el 16 de agosto 2012, y ya el 31 de octubre anunciaba el apresamiento de Hiraldo Guerrero y el inicio del proceso local para su extradición a Nueva York. ¿Coincidencia o diligencia? Los tiempos de la Justicia dependen de muchos elementos, entre ellos es primordial la voluntad de los protagonistas.

La pregunta obligada es, ¿por qué el todopoderoso Coloso del Norte tardó tanto tiempo en lograr la extradición de Hiraldo Guerrero cuando ya tenía la experiencia de instrumentar ese proceso con excelentes resultados en múltiples casos, incluyendo el de Quirino y compartes?

El oficial de la otrora Marina de Guerra, Hiraldo Guerrero, pasó catorce años adscrito a la DNCD en diversas capacidades, llegando a ser jefe de operaciones con rango de coronel de 2006 hasta agosto 2008, cuando retorna al servicio de la Marina de Guerra. Según algunas fuentes, Estados Unidos había cancelado su visa desde 2005, quizás a raíz de la caída de Quirino.** Obvio que su complicidad con Quirino se debió confirmar con la confesión del capo en febrero 2008, y entonces se inicia el proceso de sancionarlo. Es claro que quedó corta la medida de ”sanción” impuesta inicialmente. Justamente un año después en agosto 2009 pasa a retiro por ”antigüedad en el servicio” con ascenso a general (según el reglamento). Pero según diversas declaraciones siguió enquistado en la red narcotraficante, pues su actividad ilícita abarca desde el 2001 hasta el 2009, o sea que continuó delinquiendo aun después de su separación de la DNCD. Estas acciones de “sanción” preceden el apresamiento del otro testigo importante en contra de Hiraldo Guerrero, pues Rossó Peña fue detenido en Santo Domingo en octubre 2009, y poco después voluntariamente extraditado a Puerto Rico.

La pregunta pertinente es, ¿por qué fueron tan cautas las autoridades con las ”sanciones” iniciales que impusieron a Hiraldo Guerrero, pues en definitiva no corresponden a los crímenes cometidos y conocidos? ¿Son éstas las sanciones máximas posibles en nuestro país por los crímenes de narcotráfico cuando son cometidos por altos militares?

El 30 de marzo 2010 se inicia el proceso de solicitud de extradición de Hiraldo Guerrero al instrumentarse la imputación en su contra en el tribunal estadounidense, ya contando con testimonios y pruebas de dos grandes capos, también ex oficiales de la milicia dominicana. El 31 de octubre de 2012 Hiraldo Guerrero es detenido, declarándose inocente y resistiendo inicialmente la extradición. Parece que se sentía más seguro en el país – al igual que Quirino, y en contraste con Rossó Peña – y por eso se opuso a la solicitud de extradición. Después de todo, según su jefe en la DNCD, Hiraldo Guerrero era el encargado de vigilar a Rossó Peña, y lo que hacía era protegerlo; y ¿quién vigilaba o quién protegía a Guerrero Hiraldo aun después de estar en la mirilla de la DEA?

http://eldia.com.do/ferreiras-revela-hiraldo-tenia-a-su-cargo-vigilar-actividades-de-rosso/

En un viraje enigmático y desconcertador, en plena audiencia de la Suprema Corte de Justicia el 11 de marzo de 2013, su abogado Ramón Pina Acevedo anuncia que Hiraldo Guerrero acepta irse voluntariamente a Estados Unidos, para probar su inocencia. Al ser cuestionado directamente por los jueces, Hiraldo Guerrero responde:

«Declaro que es mi deseo irme voluntariamente, no he recibido presión ni he sido constreñido para decidir irme voluntariamente», expresó Hiraldo Guerrero en el tribunal.

A los jueces Miriam Germán Brito, quien preside el tribunal, y Frank Soto les llamó la atención la forma como Hiraldo Guerrero aceptó su entrega, en razón de que, según ellos, sus palabras expresaban una cosa y su rostro otra.

Esto se produce en virtud de un gesto de disgusto que, según Germán Brito y  Soto, hizo Hiraldo Guerrero, cuando se le preguntó que si aceptaba su entrega voluntaria.

Germán le observó que, sin embargo, su “lenguaje corporal” decía otra cosa, a lo que respondió que no era así, por lo que reiteró que su entrega era voluntaria.

http://www.listindiario.com/la-republica/2013/3/11/269047/Exdirector-de-operaciones-de-la-DNCD-acepta-irseen-extradicion

Como era de esperarse, en Nueva York a principios de abril 2013 el imputado reafirma ante el juez federal John F. Keenan que no es culpable. Insiste en su inocencia durante más de 15 meses hasta el 29 de julio 2014, cuando finalmente se declara culpable de las imputaciones en su contra. En su caso, parece que no pudo o no quiso contratar un profesional de la talla de Lawrence F. Ruggiero, y le fue asignado un defensor público el 19 de julio con emolumentos de 90 dólares la hora.*** Los tiempos de la Justicia varían de acuerdo a diferentes circunstancias, y una de ellas es la capacidad de los bolsillos de los respectivos protagonistas. ****

La sentencia de Hiraldo Guerrero debió pronunciarse el 3 de noviembre 2014, pero al día de hoy desconocemos si aún guarda prisión preventiva en espera de su condena, o si ya ha pasado a cumplir pena impuesta por la Corte, pues el expediente no contiene ninguna información al respecto.

Esta es la historia- a grosso modo y hasta donde la conocemos- del único “peje gordo” imputado (y se supone que condenado, pero queda por confirmar) como resultado de las negociaciones de la fiscalía con Quirino. Pero hay muchos documentos en archivo sellado tanto en USA v. Castillo et al como en USA v. Hiraldo-Guerrero, y en realidad ni siquiera se sabe por qué han sido sellados. Evidentemente este hecho excita el morbo de muchos, que hablan de colombianos, venezolanos, haitianos y hasta dominicanos mencionados como importantes cómplices de las actividades criminales de ”El Don”, que aún no han sido revelados. De lo que estamos seguros es que si un día Hiraldo Guerrero apareciese subrepticiamente en el AILA hablando en lenguas, pero de las diabólicas, no sabremos como exorcizarlo, debido a la falta de información sobre el desenlace del proceso judicial de este- quizás único – “peje gordo”, delatado por “El Don“ a cambio de su temprana libertad.

 

*El artículo en el enlace a continuación explica con detalles que Quirino es el testigo # 1 (W-1) en el expediente contra el ex general. Hiraldo Guerrero fue cómplice de ”El Don” por lo menos en 2003 y diciembre 2004.

http://eldia.com.do/quirino-y-rosso-pena-revelan-las-implicaciones-de-hiraldo-guerrero/

**No hemos podido confirmar la información que se encuentra entre otros sitios en el enlace: http://dominicanoshoy.com/index.php?id=58&tx_ttnews%5Btt_news%5D=80547&cHash=f3186ba33035f454f8831f0bec5d3e18

***[PROPOSED] ORDER as to Francisco Antonio Hiraldo-Guerrero. IT IS HEREBY ORDERED, that Mark Cuccaro, Esq., an associate of the firm Sher Tremonte LLP, is appointed to assist in the representation of Francisco Antonio Hiraldo-Guerrero in the above-captioned matter, pursuant to Criminal Justice Act, 18 U.S.C. § 3006A, and is authorized to bill at the rate of ninety dollars ($90) per hour. SO ORDERED. (Signed by Judge John F. Keenan on 7/19/2013)(jw) (Entered: 07/19/2013)

Ver también artículo sobre declaración de Hidalgo Guerrero de que no tenía con que pagar su propia defensa: http://www.diariohorizonte.com/noticia/20243/afidavit-firmada-por-general-hiraldo-guerrero-provoca

****Al 7 de octubre 2006, Stanislao Germán, abogado defensor de Ramón Pérez Ferreras- el primer implicado en USA v. Quirino et al en negociar una pena reducida- estimó que: En el caso Quirino, el gobierno norteamericano ha invertido cientos de miles de dólares, mientras los acusados han gastado alrededor de dos millones.   Solo hay que imaginar el costo total del proceso en cuestión. http://www.diariolibre.com/noticias_print.php?id=111681&s=71qx3nty62fzip4r54y7hq2t6jo74g73&t=1

encuesta

¿Cree usted que la Junta Central Electoral ha respondido de manera correcta a críticas de Leonel Fernández?

Cargando ... Cargando ...

Participa en el debate

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.

© 2011 - 2019 Editora Acento SAS. Todos los derechos reservados.
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Se un periodista ciudadano - Comparte las incidencias de tu comunidad.