La mayonesa “nacionalista”

La mayonesa o la crema chantilly son, por su naturaleza, desde el punto de vista científico, emulsiones. Elementos que no se mezclan normalmente terminan, por medio de un proceso de batido, por inflarse y crecer de manera sorprendente.

De la misma manera, un grupo mal intencionado pero con poderes crecientes se dedica a combinar todas las aristas del difícil tema de las relaciones domínico-haitianas para abultar a su antojo determinados aspectos en detrimento de otros.

Este grupo trabaja para secuestrar el patriotismo y convertirlo en su feudo particular, dedicándose a sembrar la intolerancia con una meta que no puede ser otra que la de provocar una desgracia. A fuerza de atizar la llama del odio y de desatar demonios que se creía enterrados, cualquier día nos encontraremos frente a un infortunio de proporciones insospechables.

Si esta camarilla quisiera desatar un pogromo antihatiano no actuaría de otra manera, lo que conduce a preguntarse qué persigue jugando con fuego. ¿Pretendería acaso provocar una nueva matanza a fin de generar una estampida masiva de todos los haitianos, descendientes de haitianos, desnacionalizados aunque dominicanos de nacimiento, confundiendo a “todos los prietos”; y de paso salir de los molestosos comunicadores vendepatrias, las ONGs “que se bañan en oro”, los defensores de derechos humanos y, si pudiera, llevarse también de encuentro a las propias Naciones Unidas?

Por un lado, me resulta difícil no tener presente que es precisamente a él a quien debemos el enquistamiento de sus aliados de la Fuerza Nacional Progresista en el poder y recordarle, por el otro, que se ha demostrado que ser un Estado seudo moderno no impide caer en la barbarie

Todas las condiciones están dadas: el trabajo de manipulación ha sido llevado a cabo de  manera estratégica, creando una situación cada vez más confusa donde las categorías se enmarañan cada día más para agregar dudas, resentimientos, odio, xenofobia y aporofobia en un sancocho explosivo. No se debe olvidar que la situación de hoy es el resultado de una visión a largo plazo que ha logrado extender sus garras sobre el gobierno y parte de la sociedad.

En un momento volátil a nivel global, en el que cada día nos aporta un grado insospechable de violencia, tendríamos que ser circunspectos, prudentes, hilar fino  sobre la base del estudio, del conocimiento, del entendimiento y del humanismo.

O sea, lo contrario de lo que se constata en muchos medios de comunicación donde los voceros de los sectores más retrógrados se las arreglan para fusionar frente a la opinión pública distintas categorías: legales, ilegales, residentes, con acta, sin acta, en transito, “haitianos” todos que en el momento del estallido que está siendo inducido no tendrán tiempo de explicar su estatus migratorio. Basta con recordar que los autores del genocidio nazi eran personas corrientes, con perfiles psiquiátricos normales, y que formaban parte de un mundo moderno y civilizado.

Por todo eso, no comparto el optimismo enarbolado por el ex presidente Fernández en su reciente articulo: “Del  gran pesimismo al gran cambio”, donde afirma que “el pesimismo no es más que una rémora del pasado. Un lastre ocasionado por nuestras penurias de antaño”.

Por un lado, me resulta difícil no tener presente que es precisamente a él a quien debemos el enquistamiento de sus aliados de la Fuerza Nacional Progresista en el poder y recordarle, por el otro, que se ha demostrado que ser un Estado seudo moderno no impide caer en la barbarie. Nuestro futuro me parecería más luminoso si en vez de pretender demostrar la modernidad en base a estadísticas nuestros líderes se unieran para ponerle fin a la incitación al odio y al crimen que tanto daño le podría acarrear a la patria.

 

encuesta

¿Apoya usted la alianza electoral de PRM, Fuerza del Pueblo, PRSC, PQDC, BIS, Frente Amplio, Alianza por la Democracia, Dominicanos por el Cambio, FNP y PUN?

Cargando ... Cargando ...

Participa en el debate

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.

© 2011 - 2019 Editora Acento SAS. Todos los derechos reservados.
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Se un periodista ciudadano - Comparte las incidencias de tu comunidad.