Academia Dominicana de la Lengua incorpora como miembro a Fabio Guzmán Ariza

Guzmán Ariza argumentó que en la redacción de los textos los juristas más experimentados se desesperan y se pierden, no solo son comunes en textos normativos, sino también en las sentencias de nuestros tribunales y los contratos.
Orlando Ramos - 18 de diciembre de 2014 - 9:30 am - Deja un comentario
Foto: Orlando Ramos/Acento.com.do/Fabio J. Guzmán Ariza recibe el certificado que lo acredita como miembro de la academia.

SANTO DOMINGO, República Dominicana.- La Academia Dominicana de la Lengua (ADL) incorporó formalmente como miembro de número al escritor y abogado Fabio J. Guzmán Ariza, en un acto celebrado en la Casa de las Academias, de la calle Mercedes, en la Zona Colonial.

Como parte de la tradición protocolar en estos casos, el nuevo titular leyó un discurso de ingreso con el tema: “El lenguaje jurídico dominicano”, que ganó buena acogida de los presentes, en especial de los profesionales de la abogacía.

“Mi elección como académico de número ha venido acompañada de otra gran distinción: la de suceder a Don Mariano Lebrón Saviñón en el sillón E de esta casa de la lengua”, dijo Guzmán Ariza, tras dedicar una parte de sus palabras al elogio del académico fallecido y destacar parte de su trayectoria.

Explicó que el tema elegido en su discurso de ingreso a la ADL estuvo motivado porque, a su juicio, la judicatura dominicana hace un mal uso de la lengua en la literatura jurídica.

Leer discurso completo: Discurso de ingreso de don Fabio J. Guzmán Ariza

Subrayó que jueces, fiscales, abogados y todos los que están involucrados con la justicia hacen uso de lo que definió como “laberintos verbales” de difícil comprensión.

Guzmán Ariza argumentó que en la redacción de los textos los juristas más experimentados se desesperan y se pierden.

Indicó que estos yerros  no sólo son comunes en textos normativos, sino también en las sentencias de los tribunales y en los contratos.

Expuso que para usar correcta y adecuadamente la lengua en la redacción de textos jurídicos  “se requiere un dominio casi perfecto de la sintaxis, del que carecen casi todos nuestros jueces”.

Agregó que, “es como si a un novelista común se le exigiera escribir al estilo de un Marcel Proust, Alejo Carpentier o James Joyce, con sus extensos párrafos de primorosa complejidad: los resultados serían tan descuidados como son actualmente la generalidad de nuestros fallos judiciales.

Como excepción a la regla, dijo, “es justo señalar que las decisiones del nuevo Tribunal Constitucional de la República Dominicana, creado a raíz de la reforma constitucional de 2010, están escritas en un estilo moderno y sencillo, distinto al tradicional, lo que facilita la comprensión de su contenido”.

El nuevo miembro de número en la ADL destacó la importancia de las leyes y las normas de un país sean redactadas usando un vocabulario y una sintaxis sencillos y claros, de forma que sean entendidas por toda la población.

Añadió que en el caso dominicano los fallos de redacción no solo son comunes en textos normativos sino también en las sentencias de nuestros tribunales, los contratos y los escritos forenses.

En ese sentido indicó, que aunque la Academia Dominicana de la Lengua ha firmado acuerdos de cooperación con varias instituciones del Estadio, todavía persiste en la generalidad de las instituciones gubernamentales y judiciales, al igual que entre jueces y abogados, la apatía habitual acerca de los asuntos del idioma.

La ceremonia

En acto fue encabezado por el doctor Bruno Rosario Candelier, director de la academia, y contó con la presencia de todos los miembros de la ADL, eruditos de la lengua, abogados, periodistas, escritores.

Entre los asistentes se destacó el ex presidente de la Suprema Corte de Justicia (SCJ), doctor Jorge Subero Isa, así como la abogada Aura Celeste Fernández.

 

 

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.