Historias de la medicina dominicana: El Dr. Luis Eduardo Aybar

La habilidad quirúrgica del Dr. Aybar se basaba en sus extensos conocimientos de anatomía y fisiología y en sus grandes dotes de clínico
Herbert Stern - 2 de abril de 2013 - 8:00 am - Deja un comentario

SANTO DOMINGO, República Dominicana.- En los primeros años del siglo XX, Luis Eduardo Aybar era considerado como el mejor cirujano del pais.

La dedicación al estudio marco su vida. Nació en Santo Domingo, un día de junio del 1881. Desde sus primeros estudios en el colegio “San Luis Gonzaga” mostró su que estaría dispuesto a dedicarse seriamente por llegar lejos en los estudios.

Debido a su origen humilde, se recibió de maestro y sus ingresos en el magisterio servían para ayudar a su familia y sufragar el costo de su formación. Con sólo 23 años, le otorgan el título de Licenciado en Medicina y Cirugia en el Instituto Profesional.

Luego de esta importante hazaña para la época, se estudia durante 5 años en Francia, donde recibe el título de Doctor en Medicina por la Universidad de París.

Su tesis, dedicada al campo de la Urología, concitó tanto interes, que fue incluida en la “Gran Enciclopedia Francesa de Urologia”.

Durante su formación profesional, laboró como cirujano durante la Primera Guerra Mundial, y asistió a importantes hospitales en Alemania.

Su carrera profesional la desarrollo inicialmente en San Pedro de Macorís, en donde luego de ser reconocido como un gran cirujano, entra a formar parte de la Clínica San Antonio, una de las mejores del pais en ese tiempo.

Era legendaria su capacidad de análisis de un caso y su fino instinto clínico

En este centro, realiza mas de 3,000 cirugías. Más tarde se traslada a Santo Domingo, en donde abre su centro “Clínica Mercedes” en enero del 1930, en una edificación preparada exclusivamente como centro clínico. El mejor cirujano del país, inauguraba la mejor instalación quirúrgica.

En septiembre de ese año, el ciclón San Zenón destruyó completamente la edificación, y en lo poco que quedó, de inmediato el Dr. Aybar constituyó una Clínica de Socorro, en donde se asistieron a cerca de 600 personas, con heridas y traumas de todas las magnitudes.

La habilidad quirúrgica del Dr. Aybar se basaba en sus extensos conocimientos de anatomía y fisiología y en sus grandes dotes de clínico.

Era legendaria su capacidad de análisis de un caso y su fino instinto clínico. Fue presidente de la Cruz Roja y presidente de la Asociacion Medica de Santo Domingo.

Como profesor en la Universidad de Santo Domingo sus catedras eran famosas, y a ella acudian a deleitarse muchos alumnos en la patología médica. Un texto que todos los médicos dominicanos deben leer essu discurso, “La enseñanza de la Medicina” que pronunció en 1930, lleno de interesantes observaciones y con recomendaciones que en el siglo XXI estamos iniciando como la autogestión del aprendizaje, y la inclusión de los estudiantes en el proceso de atención y cuidado de los pacientes.

En la época de la Intervencion norteamericana fue presidente de la junta patriotica de San Pedro de Macoris, y miembro activo de comisiones en favor de terminar la ocupación militar.

En 1934 un cuadro febril que se agravó con una hemorragia intestinal le llevó a la muerte. Fue asistido en ese trance por el Dr. Heriberto Pieter y el Dr. Heriberto Valdez.

Publicó varios libros y escribio en revistas cientificas relatando sus experiencias, y siempre se quejo de lo poco que escribían los médicos dominicanos.

En mayo del 1961 el Hospital William Morgan pasó a llamarse Luis Eduardo Aybaren reconocimiento a una vidadedicada al estudio, a su profesion, a sus pacientes, y en los momentos que la patria lo necesitó, no vaciló en ofrecer todo su entusiasmo.

Vale la pena leer los escritos del Dr. Aybar, llenos de enseñanza y sabiduria para todos los dominicanos, sobretodo los médicos.

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.