Julio Anibal, Alburquerque y Subero

El tiempo es el mejor aliado de la verdad, así como la desesperación es cómplice de la mentira, de ahí que los hechos son los hechos y no se derriten.

Con el transcurso de los días resplandece la verdad y se pone al lado del doctor Julio Aníbal Suárez, y se aparta por completo de lo decidido en contra suya por el Consejo Nacional de la Magistratura.

Al momento de proceder a la evaluación del doctor Julio Aníbal Suárez, como juez de la Suprema Corte de Justicia, los miembros del Consejo Nacional de la Magistratura, tenían en sus manos los siguientes datos: […] que la Tercera Sala de la Suprema Corte de Justicia, de la cual formó parte Julio Aníbal, durante 14 años dictó 6,991 sentencias, de las cuales 1,881 fueron de Tierras, Contenciosas y Tributarias, y 5,110 Laborales, o sea, el 73% en lo Laboral y el 27% en las otras materias. De las laborales, 4,170 sentencias, el proyecto fue elaborado por Julio Aníbal, o sea, el 93% del total.”

En el curso de una entrevista por televisión, llevada a cabo el día 28 de febrero del año en curso 2012, el Vicepresidente de la República, doctor Rafael Alburquerque, “calificó como buena la jurisprudencia que establecieron durante 14 años los jueces de la Tercera Cámara Laboral de la Suprema Corte de Justicia, porque emitieron decisiones que favorecieron los trabajadores y otras veces los empresarios”.

Combinando el trabajo llevado a cabo por el doctor Julio Aníbal Suárez, en la Tercera Cámara Laboral, ya citada, con el número de proyectos de sentencias elaborados por él -el 93% del total-, con lo dicho por el Vicepresidente de la República, doctor Rafael Alburquerque, en el sentido de calificar como buena la jurisprudencia que establecieron durante 14 años los jueces de la Tercera Cámara Laboral porque emitieron decisiones que favorecieron tanto los trabajadores como los empresarios; tenemos que llegar a la clara y seria conclusión de que, alrededor de la actual jurisprudencia laboral del país, está la obra de independencia e imparcialidad del doctor Julio Aníbal Suárez, y que son falsos los criterios de parcialidad y dependencia que fueron los débiles argumentos que expuso el Consejo Nacional de la Magistratura, para la no confirmación de Julio Aníbal, como juez de uno de los más altos tribunales del país.

En favor del doctor Julio Aníbal Suárez, por su labor enriquecedora de la materia laboral en la República Dominicana y por su determinante contribución a la jurisprudencia y doctrina en esa área, conviene precisar que el doctor Rafael Alburquerque es uno de los más brillantes profesionales laboralistas del país, a nivel nacional e internacional.

Pero además –y sigue la verdad a favor de Julio Aníbal–, el doctor Jorge Subero Isa, recientemente le declaró a la prensa nacional que: “[…] Julio Aníbal sabe lo que pienso de él, el más completo jurislaboralista del país.”

Ahí está la realidad, resplandeciendo la verdad, desmintiendo totalmente lo decidido por el Consejo Nacional de la Magistratura, de que Julio Aníbal fue un juez que “no siempre procedió con criterios de independencia e imparcialidad.”

El criterio del doctor Rafael Alburquerque, choca con la opinión del Consejo Nacional de la Magistratura, porque habiendo sido Julio Aníbal, y hay que decirlo con franqueza, el gran artífice de la jurisprudencia laboral moderna del país, no fue dependiente ni parcializado con trabajadores ni con empresarios.

No hay lugar a discusión. La verdad es la verdad y de ahí nadie me saca, y comparto la opinión del doctor Alburquerque: califico como buena la jurisprudencia que establecieron durante 14 años los jueces de la Tercera Cámara Laboral de la Suprema Corte de Justicia, porque emitieron decisiones que favorecieron a trabajadores y a empresarios.

También es una verdad de mamacita, del tamaño del monumento a los Héroes de la Restauración, y la comparto con el doctor Subero Isa, que Julio Aníbal Suárez es el más completo jurislaboralista del país.

Y a lo dicho por Subero Isa, de que Julio Aníbal Suárez es el más completo jurislaboralista del país, yo agregaría que en el seno de la Suprema Corte de Justicia, durante 14 años, Julio Aníbal hizo significativos aportes a la materia laboral e intervino activamente en todos los proyectos discutidos en el órgano Salas Reunidas, y dedicando tiempo, además, a la Oficina Nacional de la Defensa Pública.

Qué más le puede pedir lo sano, decente y honesto de nuestro país a un hombre que, como Julio Aníbal Suárez, se entregó por completo, durante 14 años, a su función de juez de la Suprema Corte de Justicia.

Lo dice la verdad, lo que reflejan los hechos es que Julio Aníbal, como juez de la Suprema Corte de Justicia, con su talento y laboriosidad enriqueció la jurisprudencia laboral del país, que como magistrado sus criterios fueron independientes e imparciales, que solamente estuvieron apegados a la balanza de la justicia, de la ley y el derecho.

El Consejo Nacional de la Magistratura, al no confirmar al doctor Julio Aníbal Suárez, privó al país de un juez modelo, a la vez que le mandó un amargo mensaje a todo el poder judicial dominicano, y en particular a los jueces que, como Julio Aníbal, se comportan apegados a la seriedad, a la ética, al derecho, a la ley y al sentido de justicia.

 

Descargue este Podcast en Mp3

encuesta

¿Considera usted correcto que la Junta Central Electoral acudiera a la oficina de Leonel Fernandez y a la casa de Hipolito Mejia mientras que a los demás precandidatos los llamara al local de la institución para hablar sobre las primarias?

Cargando ... Cargando ...

Participa en el debate

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.

© 2011 - 2019 Editora Acento SAS. Todos los derechos reservados.
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Se un periodista ciudadano - Comparte las incidencias de tu comunidad.