Temer se sale con la suya: Decisión política le libra de juicio por corrupción

En caso de que finalmente sean formulados nuevos cargos, la Corte Suprema deberá remitir el asunto otra vez a la Cámara de Diputados, que deberá repetir todo el proceso concluido con la votación que negó la posibilidad de que el mandatario sea procesado, al menos mientras permanezca en el poder. 
Efe - 3 de Agosto de 2017 - 6:44 am - Deja un comentario
Foto: BRASILIA (BRASIL), 02/08/2017.- El presidente de Brasil, Michel Temer, habla sobre el archivo del proceso de corrupción que tramitaba en la Cámara de los Diputados este miércoles 2 de agosto de 2017, en la ciudad de Brasilia (Brasilia). Temer se libró hoy del juicio penal que amenazaba su mandato con la fuerza que conserva su menguada base política, que se impuso en la Cámara baja para archivar los cargos de corrupción que formuló la Fiscalía. EFE/Joédson Alves

La base de Temer impide que el presidente sea enjuiciado por corrupción

Brasilia, Brasil (EFE).- El oficialismo alcanzó este miércoles en la Cámara de Diputados 263 votos y superó así los 172 necesarios para evitar que el presidente de Brasil, Michel Temer, responda a un juicio político por supuesta corrupción, como solicitaba la Fiscalía.

La oposición, que en su totalidad se había volcado en favor de darle curso al proceso, sumó 227 votos en el pleno de la Cámara baja y se quedó lejos de la mayoría calificada de dos tercios (342) que se requería para autorizar al Tribunal Supremo a procesar a Temer.

El resultado garantiza que la denuncia por corrupción que la Fiscalía formuló contra Temer sobre la base de unos testimonios de directivos del grupo cárnico JBS sea archivada y solo pueda ser retomada cuando el mandatario entregue el poder, el 1 de enero de 2019.

Temer asumió la Presidencia de Brasil en mayo de 2016 en forma interina y luego fue confirmado en el cargo el 31 de agosto de ese mismo año, tras la destitución por irregulares manejos de los presupuestos de la entonces mandataria, Dilma Rousseff, de quien era vicepresidente.

Si la denuncia hubiese sido acogida, el mandatario habría sido suspendido de sus funciones durante los 180 días que duraría el proceso y, como Rousseff, destituido si se le hallaba culpable.

La acusación se apoya en testimonios dados a la Justicia por directivos del grupo JBS, que han dicho que sobornaban a Temer a cambio de “favores políticos” desde 2010 y que esas prácticas continuaron cuando asumió el poder.

Por esos mismos testimonios, la Fiscalía aún analiza si presenta nuevos cargos contra Temer, a quien todavía investiga por supuestas obstrucción a la Justicia y asociación ilícita.

En caso de que finalmente sean formulados nuevos cargos, la Corte Suprema deberá remitir el asunto otra vez a la Cámara de Diputados, que deberá repetir todo el proceso concluido con la votación que negó la posibilidad de que el mandatario sea procesado, al menos mientras permanezca en el poder.

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.