La ventaja del Presidente Medina

Sin embargo, esa ventaja de Medina más que en la venalidad de la justicia, descansa en los bajos niveles de eficiencia, eficacia y la falta de generosidad de sus opositores.
César Pérez - 13 de Septiembre de 2017 - 12:09 am - Deja un comentario

Se repite casi como un mantra que, en otros países de la región en el caso de los sobornos de Odebrecht, la justicia ha tenido un comportamiento que difiere de la bajeza e indignidad con que la justicia dominicana ha enfrentado esos y otros casos de corrupción. Se dice, con razón, que en ese comportamiento del aparato judicial el presidente Medina tiene una ventaja comparativa sobre presidentes, funcionarios y empresarios de otros países que sí han tenido que dar cuentas a los órganos del poder judicial sobre sus vínculos con Odebrecht. Sin embargo, esa ventaja de Medina más que en la venalidad de la justicia, descansa en los bajos niveles de eficiencia, eficacia y la falta de generosidad de sus opositores.

Los niveles de institucionalidad democrática de un sistema político dependen en última instancia, de la capacidad o no que tengan las fuerzas de vocación democrática para incidir en las instituciones donde se toman las principales decisiones políticas de un país. Esa incidencia no necesariamente se hace con los representantes que puedan tener esas fuerzas en esas instancias decisorias, sino con la capacidad de eficiencia y eficacia que estas tengan en sus acciones políticas. La capacidad de un sistema para sortear las amenazas que sobre este se ciernen o podrían cernirse depende de sus propias fuerzas, como de la debilidad que podrían tener sus oponentes.

Siempre he dicho, sin minimizar su capacidad de hacer daño, que el mayor problema de este país no descansa en la perversidad del grupo actualmente en el poder, sino en la ineficacia e incompetencia de las fuerzas, organizadas o no, que les adversan; en última instancia es esa ineficacia/incompetencia lo que ha determinado el dilatado tiempo en el poder de ese grupo y su sostenida actitud de arrogancia, prepotencia y desparpajo,  como la que ha mantenido en el caso de los referidos sobornos. El show montado con el apresamiento selectivo de algunos funcionarios y dirigentes políticos ha llegado a su máxima expresión de sordidez con el cambio de condena a los dos únicos apresados que aun guardaban prisión.

Algunos dicen que no tenían otra alternativa que liberar a esos dos turpenes, uno de ellos, Díaz Rúa, tesorero del PLD, porque el apresamiento de ambos fue pactado y que dado la peligrosidad de las informaciones que ambos poseen sobre todos los implicados en los sobornos, máxime del presidente Medina, su apresamiento no podía superar los tiempos del pacto. Es cierto, existe un pacto entre el gobierno, los implicados en los sobornos y la Odebrecht que opera como un chantaje triangular. Pero, ese chantaje triangular se mantiene en última instancia porque las fuerzas que objetivamente enfrenan a este gobierno no evidencian ninguna fuerza para romperlo.

Para romper ese pacto triangular no bastan las consignas hueras, como “marchar junto al pueblo sano y llano” y otras sandeces de algunos teoriquillos anti partidos, que enfermos del sectarismo y purismo de matriz elitista quieren hacer política en burbujas o in vitro, sin mojarse el trasero, envanecidos y adormecidos en sus sillones teniendo sus inflados YO cómo único y exclusivo terapeuta. El pacto triangular entre el presidente Medina, los implicados en los sobornos y la Odebrecht y más que aun, el proyecto continuista del PLD, se rompe definiendo qué, en términos políticos, realmente queremos y estableciendo un relacionamiento político maduro entre diferentes. Es lo que clama este pueblo desde hace décadas, es lo desde múltiples maneras la diversidad de sectores de este pueblo reclama, es el clamor nunca escuchado por la generalidad de las fuerzas políticas organizadas tanto de aquellas que se reclaman alternativas, como las calificadas del sistema.

La expresión opositara que más preocupa al gobierno y su partido son las marchas verdes. En el documento preparado por los grupos Santiago Somos Todos, Massada y Participación Ciudadana sobre el entramado de los pagos de sobornos y en la requisitoria preparada por Eulogio Santaella sobre la adjudicación y los sobrecostos de Punta Catalina están las bases para que el MV sustente sus reclamos. Si los une a una definición política de sus objetivos y de relacionamiento con otras fuerzas políticas se presentaría no solamente la posibilidad de que se escuche el reclamo de unidad de este pueblo arriba referido, sino también la definición del futuro de ese movimiento, y también el mantenimiento o no de las mencionadas ventajas comparativas del Presidente Medina en relación a otros presidentes de otros países.

Se han escrito muchos textos sesudos sobre la naturaleza del poder del PLD, también muchos disparates pretendidamente pedagógicos, muchos documentos y hasta manifiestos descriptivos y prescriptivos sobre nuestra realidad política, pero en general todo se ha quedado en el discurso, a pesar de la buena voluntad de no pocos. Para mí la cuestión es que ha faltado inteligencia, persistencia, valentía, honestidad y generosidad en muchos sectores políticos que son determinantes para producir un cambio de escenario político en el país. Simplemente eso, un cambio de escenario porque, como siempre, en otro escenario la lucha continúa. Es la posición que he mantenido desde hace mucho y que mantengo, sin importarme las incomprensiones ni las maledicencias.

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.