Sociedad de favores

Mingiu subraya una desalentadora rutina cargada de azares malditos en medio de un escenario desolador compuesto por el soborno, el fraude, la violencia y el robo.
Leonardo Díaz - 18 de Mayo de 2017 - 12:09 am - Deja un comentario

La película Graduación (Bacalaureat), dirigida y escrita por el cineasta rumano Cristian Mungiu, ha sido seleccionada como mejor película del jurado de la XIX Muestra Internacional de Cine de Santo Domingo.

El film, galardonado en el Festival de Cannes, retrata el funcionamiento de la sociedad rumana possocialista a través de las vicitudes de un doctor maduro obsesionado con la aplicación de su hija para una beca de estudios en Inglaterra.

Mungiu nos muestra una sociedad cuyas instituciones son infuncionales, estructurada sobre la base de los favores que sus ciudadanos se deben entre sí. Una atmósfera de desaliento arropa las vidas de una generación partícipe de un proyecto social colapsado, sin resquicio para la esperanza en un proyecto colectivo regenerador.

El guión arropa la puesta en escena, articulando en muy poco tiempo vicisitudes y calamidades para el protagonista, acto cuestionado por la crítica al quitar verosimilitud a los sucesos. No obstante, la puesta en escena y las actuaciones tienen una intensidad que hacen de esta obra una descripción convincente de la vida cotidiana en una sociedad desmoralizada.

Mingiu subraya una desalentadora rutina cargada de azares malditos en medio de un escenario desolador compuesto por el soborno, el fraude, la violencia y el robo.

Graduación puede ser leída como el testimonio fílmico de una sociedad arruinada, pero también, puede interpretarse en clave de relato moral, como la advertencia de lo que puede acontecerle a un país donde sus ciudadanos se hacen compromisarios de una sistema clientelar destructor de las instituciones y que privilegia a los más astutos en detrimento de quienes rechazan ser compromisarios de una sociedad de favores.

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.