La pedagogía transformadora de Jesús

La aplicación de la pedagogía de Jesús en nuestra vida y en la vida de la sociedad puede tener resultados valiosos por su poder restaurador y sus posibilidades para generar la conversión.
Dinorah García Romero - 17 de Abril de 2017 - 12:09 am - Deja un comentario

La pedagogía  es una reflexión científica de la educación. En general, nos preocupa la pedagogía que se aplica en los centros educativos, en las universidades y en las organizaciones sociales. Las cuestiones pedagógicas están comprometidas radicalmente con el desarrollo intelectual y social de las personas. De igual modo, buscan que los sujetos construyan conocimientos en y desde la vida para transformarse a sí mismos e introducir cambios en sus entornos personales, sociales e institucionales. Son cuestiones intencionadas que no se detendrán hasta lograr la humanización de las personas y de la sociedad.

Hay una pedagogía que muchas veces nos pasa desapercibida y hasta nos olvidamos de sus novedades y de su efectividad en la vida personal, institucional y social. Nos referimos a la pedagogía de Jesús. Su lógica pedagógica es válida para creyentes y no creyentes. Es una pedagogía para potenciar capacidades  como se observa en la elección de sus primeros discípulos (Jn. 1, 35-51); para transformar actitudes y prácticas como lo demuestra la experiencia del encuentro con la  mujer adúltera (Jn.7, 2-11); para activar  y proponer un programa marcado por  valores  y relaciones  orientados al bienestar de la humanidad como se percibe en la Propuesta que le presentó al joven rico (Mt, 19, 16-22) ; para provocar la confrontación crítica y responsable como lo manifiestan las condiciones que plantea para ser discípulo suyo (Lc. 14, 25-27).

Asimismo, una pedagogía para acoger y respaldar con ternura la voluntad de cambio como nos muestra la parábola del Hijo pródigo (Lc. 15, 11-32); para enfrentar el poder con gallardía y humildad como se nota  cuando es cuestionado por el Consejo (Lc.22, 66-71).     Al mismo tiempo, una pedagogía justa como revela su posición con respecto al tributo al César (Mc. 12,17). Nos encontramos ante una pedagogía humana y flexible que prioriza a la persona y por ello, no duda en curar en sábado (Lc. 14, 1-6). De igual manera es una pedagogía que interpela, que  profundiza la fe como acontece en el camino de Emaús (Lc.24, 13-35). El potencial transformador de la pedagogía de Jesús abre a la conversión y por ello Zaqueo no titubeó y se adhirió a su Proyecto (Lc.19, 1-10).   

Estamos ante una pedagogía firme que recupera el respeto a los espacios y creencias como lo  refleja su postura ante los mercaderes del templo (Mc. 11,15); una pedagogía compasiva como lo expresa la curación del ciego Bartimeo (Mc. 10, 46-52); una pedagogía que devuelve la salud y los deseos de vivir como evidencia la devolución de la salud al leproso (Lc. 5, 12-16). Además,  una pedagogía de la denuncia como refleja su  manifestación pública con respecto a los letrados y fariseos (Mt. 23, 2-39). Pero la pedagogía de Jesús no se queda en la mera denuncia ni en el reproche, avanza velozmente a compartir el anuncio de la venida del Espíritu (Jn. 16, 5-15). Actúa así, porque su pedagogía no es de temor, es una pedagogía esperanzada y con arraigo en cada contexto: personal, familiar, institucional, social, local, regional, mundial, etc.

En este contexto de muerte y resurrección tomamos en peso la pedagogía de Jesús que nos enseña a resistir; nos orienta para mantener la frente en alto,  ante el dolor, ante los problemas personales, políticos, religiosos, sociales, educativos, ecológicos y  todos los que puedan surgir. Él, con una  pedagogía que da luz, nos presenta oportunidades para aprender a experimentar los Vía Crucis personales y sociales  como mediaciones para una vida y una sociedad transformadas. Son oportunidades  poco comprensibles al margen de la fe, pero este es uno de los cometidos de su pedagogía, ayudar a descubrir la luminosidad en medio de las tinieblas; ayudar a descubrir la fuerza en la debilidad; ayudar a mantener la alegría en medio de la dificultad y  del conflicto.

Jesús, nos presenta una clave sustantiva de su pedagogía: el amor. La pedagogía del amor no tiene límites, no tiene reservas. La savia de este tipo de pedagogía es inclusiva y por ello Jesús indica “amen unos a otros” (Jn. 13, 33-35). Esta savia se combina con la bondad de la pedagogía del perdón cuando Jesús nos pide que perdonemos  las ofensas

(Mt. 18, 15-22).  En fin, es una pedagogía necesaria para entender los hechos de la vida cotidiana, las problemáticas de las personas; y sobre todo para cambiar las vicisitudes que vive la sociedad dominicana. De igual modo, es una pedagogía imprescindible para la comprensión y reorientación de los acontecimientos que en estos momentos acaecen  en los diferentes escenarios del planeta tierra.

La aplicación de la pedagogía de Jesús en nuestra vida y en la vida de la sociedad puede tener resultados valiosos por su poder restaurador y sus posibilidades para generar la conversión. Esta transformación que irradia la pedagogía de Jesús constituye una vía oportuna para dar pasos hacia una vida nueva en nuestra sociedad; y a nivel personal cada uno de sus ciudadanos. No basta con conocer los postulados y los significados de la pedagogía de Jesús. Es necesario que nos dejemos afectar de forma permanente,  por la inspiración y por los principios éticos de su pedagogía. De este modo podremos  contribuir en la construcción de un mundo más vivible y en la edificación de unas relaciones más igualitarias y solidarias entre  cada uno de sus pobladores.

La transformación no siempre es fácil porque es mejor no mudar nada; es mejor mantenerse inalterable. Todo esto es contrario a la pedagogía de Jesús. Asumirla implica un compromiso  intencionado con el cambio de visión, de  actitudes y de comportamiento. Supone además, el cultivo de una espiritualidad signada por el diálogo con un Cristo que da vida, que moviliza y compromete con el bien de todos. Supone también, una adhesión consciente y libre, con el Proyecto liberador de Jesús.

Animamos a nuestros lectores a estudiar, investigar y apropiarse de los ejes rectores de la pedagogía de Jesús: libertad, ternura y justicia. Esta tríada es interdependiente y genera una experiencia personal y social singular, que permite el reencuentro con una vida plena y un caminar nuevo, a través de su pedagogía transformadora.

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.