El undécimo presidente dominicano: general José María Cabral y de Luna

Juan Ventura - 20 de Marzo de 2017 - 12:07 am - Deja un comentario

José María Cabral nació en Santo Domingo, el 12 de diciembre de 1816 (1), hijo de Marcos Cabral Aybar y de María Ramona de Luna.

Realizó sus estudios en Santo Domingo e Inglaterra.

Vino al país después de la proclamación de la Independencia Nacional, en el año 1844, para formar parte del Estado Mayor del General Pedro Santana.

José María Cabral casó con Juana Salustiana de Luna (2), el 7 de enero de 1845 y no tuvo hijos. El si dejó descendencia con otras mujeres.

Formó parte del Estado Mayor del General Pedro Santana y participó de manera activa en las batallas de Azúa, Cachimán, La Estrelleta, El Número, Las Carreras y La Canela. (3)

Cuando tiene efecto la anexión del país a España, el 18 de marzo de 1861, Cabral se encontraba desterrado.

Los primeros dominicanos en denunciar y protestar contra la maniobra que llevaba a cabo Santana, fueron: José María Cabral Luna y Francisco Sánchez del Rosario.

El 16 de agosto de 1863, los dominicanos dieron inicio a la Guerra de la Restauración en Capotillo, por José María Cabral, José Cabrera, Santiago Rodríguez, Benito Monción y otros tantos dominicanos.

José María Cabral, ocupó en dos ocasiones diferentes la Presidencia de la República: del 4 de agosto al 15 de noviembre de 1865; y del 22 de agosto de 1866 al 31 de enero de 1868 (4).

Además, también fue Ministro de Guerra y Marina en el Gobierno presidido por Buenaventura Báez, en 1876; y Ministro de Interior y Policía, en 1878.

A Cabral se le crítico fuertemente por las proposiciones de venta o arrendamiento de la Bahía y Península de Samaná a Estados Unidos, estimulado por el agente de aquel país en Santo Domingo, John Somera Seward.. Fue un error y una debilidad de su parte, ponerse en esa actitud de arrendamiento. Fue criticado por Gregorio Luperón a través de una carta pública, de fecha 5 de enero de 1868. Pero supo rectificar a tiempo.

El joven historiador Diómedes Núñez Polanco acota al respecto : “La negociación con Norteamérica consistió en arrendar la bahía de Samaná, proyecto presentado el 14 de diciembre e 1867 por el presidente Cabral al Congreso Nacional. Al ser rechazada la solicitud, Cabral presentó su dimisión a la Presidencia, pero sólo se aceptó la renuncia de su gabinete. El nuevo Ministro volvió, en la sesión del 16 de diciembre, a proponer el arrendamiento de Samaná. El Congreso lo rechazó enérgica y unánimemente. En esa ocasión el diputado Juan Bautista Zafra pronunció una pieza memorable”. (5)

Ante la búsqueda de anexar el país a los Estados Unidos de Norteamérica por parte del Presidente de la República, Buenaventura Báez en 1868 encontró la resistencia de los generales José María Cabral Luna, Gregorio Luperón y Pedro Antonio Pimentel.

En dicha lucha contra el Gobierno de los Seis Años de Báez, puso de manifiesto Cabral su amor y patriotismo por el país, para convertirse un auténtico héroe del pueblo dominicano.

Ha dicho el destacado escritor e historiador Dr. Euclides Gutiérrez Félix: “Al término del gobierno de Báez, derrocado luego de seis años de corrupción, oportunismo, demagogia y desorden administrativo, ocupó por corto tiempo José María Cabral funciones públicas. Desempeñó la cartera de Interior y Policía en 1878 y luego discretamente se retiró a la vida familiar. Quedaba tras de él una larga y activa vida de 34 años de servicios a la patria. Había sido una de las más altas figuras militares de la República. Las manchas que tiene su vida como político son menos que los destellos de luz. Algunos cronistas e historiadores han emitido juicios severos contra este pro—hombre de nuestra historia, pero olvidan que la mayor parte de su vida fue de abnegación y sacrificios, y que su conducta cívica no tiene las manchas del peculado ni de la corrupción (6).

El destacado escritor, académico, biógrafo e historiador Lic. Emilio Rodríguez Demorizi lo califica así:

“Modesto y abnegado como pocos, sin ambiciones de gloria ni de poder y riquezas, murió rodeado de amor de los suyos y e la admiración de sus conciudadanos, en la mañana del 28 de febrero de 1899, en la ciudad que lo vio nacer, Santo Domingo”(6).

En el año 1974, sus restos fueron trasladados al Panteón Nacional.

 

Notas:

  • Otros dicen que nació en San Cristóbal en 1819.
  • Nació en Santo Domingo en el año 1821, hija de Francisco de Luna y de María del Rosario Santana.
  • Rufino Martínez. Diccionario biográfico—histórico. (1821—1930), segunda edición. Santo Domingo, Editora de Colores, 1997, páginas 88 y siguientes.
  • Juan Ventura. Presidentes, juntas, consejos, triunviratos y gabinetes de la República Dominicana, 1844—1984. Santo Domingo. Talleres ONAP, 1985, páginas 10, 11, 13 y 14.
  • Anexionismo y Resistencia. Relaciones dominico—norteamericana en tiempos de Grant, Báez y Luperón, Santo Domingo, Editora Alfa & Omega, R. D., 1997, página 17
  • Héroes y próceres dominicanos. Primera edición. Santo Domingo. Editora Alfa y Omega, página 49.

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.